¡Gracias por estar acá!

viernes, 19 de marzo de 2021

Para que escribimos o para quien

Creo que encontraba en escribir una manera de ser vista, de que te lean, de que alguien piense que genial, que interesante esta chica. Ya no lo hago por eso, definitivamente hay mucha gente demasiado interesante para leer. A veces prefiero eso, leer mas que escribir porque al menos algo en mi mente fluye mientras leo. Últimamente cuando escribo nada fluye, todo se estanca y es una frustración enorme. Cuando quiero que me mente fluya, leo o imagino historias pero no escribo porque entonces se estanca.

Empecé a escribir solo porque una profesora tuvo la terrible idea de decirme que era buena.  Cruda verdad, solo por eso. Yo no era buena nunca en nada, entonces si por algo recibía aprobación y miradas de algún adulto por ahí seguramente era el camino. Hubo algún momento donde el entusiasmo me llevó a escribir buenas historias, mal escrita pero muy ocurrentes. Ya no. El otro día escribí una carta de queja por la falta de docentes en las escuelas y recibí aprobación de varios adultos por lo bien escrita que estaba. La carta no era nada del otro mundo, necesitaban docentes, la mitad están exceptuados por la pandemia y eso decía la carta, pero gustó así que recordé que eso me sucedía a menudo cuando escribía. Nuevamente tomé la posta de "la que va a escribir la carta". Y escribo todo el día por supuesto, emails del trabajo, en español pero sobre todo en ingles. Mi habilidad consiste en escribir y luego pienso qué va a leer la otra persona. Es increíble descubrir que aquello que escribimos no es lo mismo que el otro lee. Las redes sociales me llevaron a hacer ese ejercicio bastante tedioso ¿Quién va a leer este mensaje y qué va a leer cuando me lea? Hay momentos que no importa como lo escriba uno, ni cuanta empatía le ponga el mensaje que se quiere dar no llega y también es un poco frustrante y estancado aunque importa bastante menos.

sábado, 22 de agosto de 2020

Incertidumbre- Diaria de la cuarentena, día un millón

Así, estamos con muy pocas certezas de lo que va a pasar. En este momento pesa no poder planear unas escapadas o vacaciones, o al menos saber que va a pasar con nuestras vidas. Es sábado a la madrugada,  sé que podría y debería estar durmiendo porque es muy tarde, y curiosamente no tengo insomnio sino unas ganas de no dormir y hacer otras cosas. Ahora mismo tengo mas ganas de llorar que de dormir.
¡Está tan difícil!
Hubiera preferido estar haciendo alguna cosa mas interesante, pero las últimas tres noches fueron así. Después leo un rato. Estoy leyendo "Nacidos de la Bruma" parece un gran libro, me parece injusto que pase sin gloria ni pena solo porque lo leo en esta situación de mierda. Creo que en otra circunstancia me gustaría mucho, pero ahora no me llega, no me importa y paso las páginas sin que me importe mucho sin van a matar a los personajes principales o si se los lleva un tren.
Y me siento tan sola.
Así que solo me queda llorar un rato y esperar a que el cansancio le gane a la angustia. 

sábado, 1 de agosto de 2020

Diario de la cuarentena dia 115

Las cosas siguen cada día mas locas por estos lados. Mientras escribo siento que realmente escribo una fantasía de ciencia ficción.
De pronto nuestras opiniones parecieran colocarnos directamente en un escalafón social y nos llenan de enemigos. Pareciera que ya no se puede pensar, sino tomar partido. Y si pensás de cierta manera enseguida tu opinión estará siendo catalogada dentro de un partido político. Me tienen podriada que permanentemente traten de catalogarnos y usarnos. Me pregunto cuando podremos tener discusiones y miradas mas maduras sobre los problemas que nos aquejan.

jueves, 9 de julio de 2020

Diario de la cuarentena día 111



Busqué en google ¿Cuantos días llevamos de cuarentena? Mas de cien, me respondió google, y es que ya muchos perdimos la cuenta y ya no importa si son 100 días o 200, pareciera que nunca mas vamos a volver a hacer esas cosas que eran tan habituales. 
La nuestra es una suerte a medias, porque las nenas y yo podemos quedarnos en casa, sin embargo el virus puede entrar por mi marido. Está trabajando todo el día en la farmacia en la primera línea de batalla con un hospital enfrente, a ese hospital donde están llevando toda la gente con COVID-19. Algunos días llega a casa, se desviste en el pasillo y entra a bañarse directamente y recién después nos saluda, nos abraza y empezamos a hablar. Hay días que nos descuidamos, la verdad, y solo se tira alcohol en la ropa y se lava las manos y se cambia las zapatillas. Cada vez nos descuidamos mas, hay una rutina y un protocolo muy difícil de seguir para siempre.
Creo que en estos 4 meses increíbles pasamos por varias etapas.
La primera, la etapa del calor y el entusiasmo: El entusiasmo era ponerle ganas a la cuarentena. Comprar provisiones, comer rico y sano. Tratar de buscar maneras de pasarla bien adentro. Estar cerca de las nenas y no perder tanto el estado físico. Parecía una tarea simple, eran solo dos semanas...
Y después fue cayendo toda esa voluntad. Cada ía nos acostumbramos mas a estar adentro y no salir, pero al mismo tiempo comenzamos a lavar menos las cosas que traemos de afuera, y solo nos lavamos las manos antes de comer, o si venimos de la calle. Paulativamente encontramos que no es tan malo verse en una pantalla y nos vamos olvidando como era juntarse con amigos o familia, como era pasear despreocupados y sin barbijo.

martes, 7 de julio de 2020

Un futuro de locos

Me imagino siendo la Carolina del 2019,y dar un vistazo a este futuro de julio del 2020. Supongo que no lo podría creer.

La Carolina de julio 2019 entraría en casa y vería que pintamos las paredes, que el ventilador ya no está, que tenemos un aire acondicionado en el living. Además iría al baño y no lo reconocería con su piso simil madera, la mampara, y las paredes en porcelanato blanco. De pronto un gato blanco y negro vendría a saludarla y pensaría que esta en un futuro distópico.
¿Un gato yo? ¿en casa? juraría que hay una confusión porque jamás pensé en tener una mascota y mucho menos un gato.
Me olvidaba. La Caro de 2019 vería el sector para dejar las zapatillas de la calle y la mesa para el protocolo de entrada a casa: a un costado los barbijos, el alcohol en aerosol, y el alcohol en gel. Se vería limpiando las compras y sus manos mas de 30 segundos. Y vería a las nenas teniendo sus clases y hasta cumpleaños virtuales.
Si llegara a revisar las redes sociales, se encontraría con #yomequedoencasa y entonces sabría que estamos viviendo en un futuro de locos.

martes, 30 de junio de 2020

Avatar, la leyenda de Aang

Inaugurando una nueva serie de entradas, dadas las circunstancias de la pandemia, la cuarentena y el hecho de que estaremos un tiempo encerrados en casa, voy a abrir el tema ¿Que series o películas vemos en familia?
Espero que esta sea una oportunidad, no solo para recomendar series y películas, sino también para que ustedes me recomienden alguna porque luego que terminamos de ver la serie "Avatar, La Leyenda de Aang" quedamos inmersos en un vacío de serie que solo puede reemplazar una MUY excelente serie.

¿De qué se trata?
La historia se desarrolla en un mundo dividido en 4 naciones según los elementos de la naturaleza: Aire, Agua, Tierra y Fuego (el orden no es casual). En cada nación viven personas llamadas "maestros" o en la versión en inglés "benders" capaces de dominar el material de su nación, también viven personas normales sin ninguna capacidad de manipular los elementos. La excepción es la nación de los nómadas del aire, que solo cuenta con maestros, ya que la única manera de vivir en un templo aire es siendo un maestro.
Hay solo una persona capaz de dominar los cuatro elementos, y esta persona a la que llaman Avatar produce un balance entre las cuatro naciones ya que nace siguiendo el ciclo del Avatar, una vez en cada nación. El Avatar es además de un símbolo para los habitantes de este mundo, un puente con el mundo de los espíritus.
El conflicto surge cuando, una de las naciones (La nación del fuego) decide "compartir" su avance tecnológico con el resto del mundo  y para lograrlo decide colonizarlo todo. Justo en ese momento donde se desata la guerra entre las naciones, el Avatar ha nacido entre los nómadas del aire, y es un monje de 12 años que no cree en la violencia para resolver conflictos. Presionado por los suyos para entrenar, ir a la guerra, y aislado de sus amigos, Aang, decide escapar y queda congelado en estado Avatar durante 100 años. En esos años, la nación del fuego avanza y asesina a la totalidad de los pacíficos nómadas del aire que seguramente no han puesto demasiada resistencia ya que no cuentan con un ejército y todos han hecho un juramento de no violencia. También la nación del fuego ataca y casi extermina la tribu agua del sur, de quienes deja un pequeño poblado.
La serie comienza cuando el Avatar despierta luego de estos 100 años de conflicto bélico, y es el único maestro aire que queda.

Adoré esta imagen y este momento de la serie


Criado en los principios de la no violencia, se ve ante la dificultad de ser el responsable principal de terminar con la guerra sin contar con la guía de los suyos, ni de nadie que le enseñe. A lo largo de su búsqueda por dominar los elementos y restaurar el equilibrio del mundo, encontrará aliados y enemigos dentro y fuera de cada nación.
Un fanart: Porque el encuentro con el León tortuga es inspirador
Todo esto sucede en una carrera contra el tiempo, ya que Aang solo domina el aire, y sabe que dominar los cuatro elementos lleva años de esfuerzo, debe lograrlo antes de que la Nación del Fuego destruya al extenso y orgulloso reino de la Tierra. Este ataque y exterminio del reino Tierra tiene una fecha exacta y planeada, que es al regreso del cometa Sozin en solo unos meses. 

Es una serie que aborda temas complejos, de una manera muy simple. Y en este caso, simple no es simplista. La serie no cae en presentar a la nación del fuego como todos los malos y punto. Uno de los personajes mas interesantes es el Tio Iroh, que es un maestro fuego. Y si ven la serie les prometo que lo van a amar. 
El otro personaje protagónico y antagónico de Aang, es el príncipe de la nación del fuego. Pero no quiero hablar de él porque les voy a arruinar la serie haciéndoles spoilers.
Lo que les voy a contar, es que la trama no es lo de siempre, pero esta presentada de una forma muy simple para que los niños no pierdan interés y puedan comprender bien lo que se les trasmite.
Luego creo que Avatar fue una pionera en los temas de género. Uno de los puntos interesantes es que el Avatar puede encarnar tanto en hombres como un mujeres. Una feroz predecesora de Aang es un avatar maestra tierra llamada Kyoshi. Durante su vida, ella se destacó por buscar la justicia y fundó una organización llamada "Las guerreras Kyoshi" que es un grupo de chicas con diversas habilidades de batalla. Otro gran personaje de la serie, es Suki líder de este grupo. Hay varios momentos de la serie donde se destaca el rol femenino y nunca necesita caer en lugares comunes ni forzados como si sucede con las princesas de Disney o las peliculas de Pixar donde todo te lo explican demasiado bien y masticado, como para que lo entiendas y no te quedés pensando demasiado. Acá te quedás pensando ya que la serie tiene varios pequeños detalles y no solo no explica todo el universo de Avatar sino que deja cosas a interpretación y misterios.
Cuéntenme por favor si la han visto, y si tienen alguna otra serie para ver en familia para recomendar.

lunes, 10 de junio de 2019

De copas y revoluciones

El 6 de febrero de 2011 escribía esta entrada sobre Copas menstruales, y casi 8 años después comenzaba a usarlas en personas.
He dado vueltas con el tema de la copa ¡tantas vueltas! Muchas veces averigüé, pregunté y junte testimonios de personas que la usaban. También lo hablé con mi entorno, y el entorno pesa porque siempre me tiraban abajo, me decían "eso es un asco", y tuve que tardar todos esos años para decidirme.
Aquí les cuento mi experiencia, mi percepción sobre las cosas que se comentan en internet, las dudas que me fueron apareciendo y al final una anécdota para que se maten de risa.
Actualmente  hace 7 ciclos que uso la copa, y cada vez me pongo mas canchera, pero hay cosas que aun no domino del todo. Ya me he ido de campamento con la copa, ya he estado de viaje, aunque aún no me metí en una pileta, esa experiencia se las debo.
Lo primero que sentí es que es cierto eso de la percepción del propio cuerpo cuando estás menstruando y percibimos la menstruación como algo sucio. Eso cambió con la copa radicalmente. Ya no me siento sucia, ni siento sucia mi menstruación. Porque la sangre de la copa no tiene nada de olor al sacarla y vaciarla, es realmente inodora. Y me voy a poner muy gráfica (disculpas a las personas sensibles): eso de tener la sangre en la toallita pudriéndose y rozando la piel y los pelos en un pañal enorme, es realmente asqueroso. Ya no creo que pueda volver a eso. Es realmente repugnante.
Aunque las primeras veces me daba un poco de asco mis manos en contacto con la sangre y los fluidos, eso cambió al dejar de sentir el olor de las toallitas o tampones y al dejar de percibir mi menstruación como un desecho tóxico o patológico. 

Muchas mujeres refieren que comenzaron a sentir que les venía menos, o menos días, o que la sensación es de que la pérdida no es tan grande como la veían en la toalla. A mí eso no me pasó, de pronto tomé dimensión de la cantidad enorme de sangre que estaba perdiendo y fui a la ginecóloga y le dije "este volumen no es normal". Gracias a eso me descubrieron un pólipo y me lo sacaron. Aunque el volumen continúa siendo mucho.
La experiencia total es grata. Me siento mucho mas limpia y sin olor. Claro que no voy a vender que es todo fantástico, porque la realidad es que a veces no logro que la copa se abra, o que me doy cuenta que está perdiendo, y estoy un buen rato poniéndola hasta que por alguna razón pego donde y como tengo que ponerla.
Y ahora va la anécdota graciosa.
Resulta que uso la copa para hacer deporte, inclusive yoga y abdominales, piernas. Nunca tuve problemas con eso. Sin embargo, un día iba en colectivo con las nenas, y al momento de bajar, frenó de una manera que me hizo hacer una fuerza rara, con tan mala suerte que comencé a sentir que la copa la salía y todavìa me quedaban ocho cuadras por delante para llegar a casa. Busquè desesperada un bar en el que me dejaran pasar al baño para tratar de arreglar un poco esa situación.
Imagínense caminando la cuadra mas larga de mi vida. Y como estaba con vestido y riesgo era que la copa se cayera justo en medio de la avenida, y rodara frente a los ojos estupefactos de todo el mundo. Un espanto. Mientras las nenas complotaban para ir a la librería, ni me acuerdo qué querían que les compre. Y yo, nada "caminen recto por favor", les pedía y traspiraba la gota gorda.
Por suerte, caminando como pato, apretando todo lo que podría una persona apretar poniendo cara de póker, llegué al bar y me dejaron pasar. Ahí pude arreglar todo sin problemas.
 Ahora trato de usarla con algún short si uso vestido, pero en general va bien.
Y al fin de cuentas, esto es también por el medio ambiente. Ya llevo 6 meses sin comprar apósitos, y sin producir esa basura inmunda y contaminante. En el baño del trabajo tienen tachos especiales para tirar las toallitas, y al fin de cuentas, no contribuir a esa mugre me hace sentir muy bien
Related Posts with Thumbnails