¡Gracias por estar acá!

lunes, 10 de junio de 2019

De copas y revoluciones

El 6 de febrero de 2011 escribía esta entrada sobre Copas menstruales, y casi 8 años después comenzaba a usarlas en personas.
He dado vueltas con el tema de la copa ¡tantas vueltas! Muchas veces averigüé, pregunté y junte testimonios de personas que la usaban. También lo hablé con mi entorno, y el entorno pesa porque siempre me tiraban abajo, me decían "eso es un asco", y tuve que tardar todos esos años para decidirme.
Aquí les cuento mi experiencia, mi percepción sobre las cosas que se comentan en internet, las dudas que me fueron apareciendo y al final una anécdota para que se maten de risa.
Actualmente  hace 7 ciclos que uso la copa, y cada vez me pongo mas canchera, pero hay cosas que aun no domino del todo. Ya me he ido de campamento con la copa, ya he estado de viaje, aunque aún no me metí en una pileta, esa experiencia se las debo.
Lo primero que sentí es que es cierto eso de la percepción del propio cuerpo cuando estás menstruando y percibimos la menstruación como algo sucio. Eso cambió con la copa radicalmente. Ya no me siento sucia, ni siento sucia mi menstruación. Porque la sangre de la copa no tiene nada de olor al sacarla y vaciarla, es realmente inodora. Y me voy a poner muy gráfica (disculpas a las personas sensibles): eso de tener la sangre en la toallita pudriéndose y rozando la piel y los pelos en un pañal enorme, es realmente asqueroso. Ya no creo que pueda volver a eso. Es realmente repugnante.
Aunque las primeras veces me daba un poco de asco mis manos en contacto con la sangre y los fluidos, eso cambió al dejar de sentir el olor de las toallitas o tampones y al dejar de percibir mi menstruación como un desecho tóxico o patológico. 

Muchas mujeres refieren que comenzaron a sentir que les venía menos, o menos días, o que la sensación es de que la pérdida no es tan grande como la veían en la toalla. A mí eso no me pasó, de pronto tomé dimensión de la cantidad enorme de sangre que estaba perdiendo y fui a la ginecóloga y le dije "este volumen no es normal". Gracias a eso me descubrieron un pólipo y me lo sacaron. Aunque el volumen continúa siendo mucho.
La experiencia total es grata. Me siento mucho mas limpia y sin olor. Claro que no voy a vender que es todo fantástico, porque la realidad es que a veces no logro que la copa se abra, o que me doy cuenta que está perdiendo, y estoy un buen rato poniéndola hasta que por alguna razón pego donde y como tengo que ponerla.
Y ahora va la anécdota graciosa.
Resulta que uso la copa para hacer deporte, inclusive yoga y abdominales, piernas. Nunca tuve problemas con eso. Sin embargo, un día iba en colectivo con las nenas, y al momento de bajar, frenó de una manera que me hizo hacer una fuerza rara, con tan mala suerte que comencé a sentir que la copa la salía y todavìa me quedaban ocho cuadras por delante para llegar a casa. Busquè desesperada un bar en el que me dejaran pasar al baño para tratar de arreglar un poco esa situación.
Imagínense caminando la cuadra mas larga de mi vida. Y como estaba con vestido y riesgo era que la copa se cayera justo en medio de la avenida, y rodara frente a los ojos estupefactos de todo el mundo. Un espanto. Mientras las nenas complotaban para ir a la librería, ni me acuerdo qué querían que les compre. Y yo, nada "caminen recto por favor", les pedía y traspiraba la gota gorda.
Por suerte, caminando como pato, apretando todo lo que podría una persona apretar poniendo cara de póker, llegué al bar y me dejaron pasar. Ahí pude arreglar todo sin problemas.
 Ahora trato de usarla con algún short si uso vestido, pero en general va bien.
Y al fin de cuentas, esto es también por el medio ambiente. Ya llevo 6 meses sin comprar apósitos, y sin producir esa basura inmunda y contaminante. En el baño del trabajo tienen tachos especiales para tirar las toallitas, y al fin de cuentas, no contribuir a esa mugre me hace sentir muy bien

lunes, 6 de mayo de 2019

¿Cuál es tu excusa?

Definitivamente me está costando el blog, y es mi culpa. No voy a decir que es la falta de tiempo, porque como dice Pinkola Estés, es el mayor insulto y la mayor mentira de todas. Ponemos la energía en lo que vamos pudiendo, y en los temas que mas nos interesan, y para ser honesta, no sé si tengo ganas o energía para estar un minuto extra en la computadora luego de lidiar con este aparato todo el día.
Está el tema también del celular, pierdo mucho tiempo con ese otro aparato. Siempre estoy revisando si tengo mensajes o notificaciones, porque tengo miedo de no escucharlas o verlas a tiempo.
Solo espero que esa pérdida de energía se pase de pronto. Me conozco hace un tiempo para saber que un día me voy a atiborrar y no voy a mirar ese aparato nunca mas.
Y si eso pasa, van a tener que usar señales de humo o palomas mensajeras para avisarme algo, porque cuando yo digo basta es porque no hay espacio para una gota mas.
Y hablando de eso, estoy con muchas ganas de escribir, y tengo un tema en la cabeza hace años, pero me doy cuenta que necesito no solo tiempo, sino también mi energía puesta en eso por un tiempo considerable para que todo esto pase.
Me acuerdo una foto que publicó una madre de tres hijos. Una mamá fitness que tenía un cuerpo espectacular y muy trabajado con la imagen ¿Cuál es tu excusa?

Pobre mujer en las redes la mataron los "haters" y en general cayó muy mal la foto que publicó.
La trataron de superficial, pero creo que su mensaje es bastante profundo. No hay excusa para no tomarse un tiempo de nuestra vida, para vivir la vida que queremos, deberíamos hacerlo todo el tiempo.
Obviamente la tabla de prioridades y objetivos de cada uno es subjetiva, y a mi no me haría mas feliz tener un cuerpo así y perder en el intento un montón de cosas y de momentos para hacer lo que sí me gusta. Si a mi me gusta leer, no puedo entender quién me dice no tener tiempo para hacerlo, porque si uno quiere mientras perdés tu tiempo en el transporte público con el celular lo podés hacer. La misma necesidad de poner la energía en eso te hace tener el tiempo. Creo que cada uno debe dedicarle el tiempo y la energía a esas cosas, y no hay excusas, solo tener conciencia de para qué usamos nuestro tiempo y energía.

viernes, 26 de abril de 2019

Insomnio de media noche

Pensé que era mas tarde la verdad, pero no me podía dormir y dicen que quedarse en la cama con insomnio no tiene sentido. Y es cierto, mucho mas ahora que ya tengo cuarenta años y un colchón que resultó ser tan malo que ya necesitamos cambiarlo con menos de dos años de uso.
Así que me duele toda la espalda, los hombros y no me vienen ganas de soñar. Parece que el insomnio solo hace que la cabeza siga navegando por pensamientos poco felices.
Me pasó un par de veces estas semanas, solo que esta vez se sumó el hecho de no saber donde está mi celular y pensar que se va a poner a sonar a mitad de la noche o en la mañana temprano. Así que después de dar vueltas en la cama un rato, decidiendo si iba a ir por él o no, me agarró demasiado insomnio para volver a dormir.
Y los pensamientos poco felices tienen que ver bastante con la economía del país, y la desesperanza general. Yo no estoy padeciendo lo que la mayoría, pero mis posibilidades de tener las cosas que quiero están cada día mas lejos. Ya tengo 40 años y pienso ¿Y cuando voy a hacer ese viaje? ¿Y cuando voy a entrar a mi casa por primera vez? También es preguntarme cuantos años les quedan a mis hijas de infancia que tienen 11 y 5 años, para crecer en un lugar lindo y tener la mascota que quieren y que siempre les digo que no porque "las mascotas necesitan espacio".
Y no es que estos años no haya trabajado, o no haya crecido laboralmente. Dejé a mis hijas al cuidado de terceros, para no perder ni un día de trabajo. Es solo que yo no tengo una herencia, ni padres que te presten "ese adelanto".
Y después pienso que son pretensiones tontas, cuando un par de familias que conozco me cuentan que están pagando la comida de lo que resta del mes con la tarjeta de crédito, y que para no endeudarse tanto calcularon la comida exacta que iban a comer hasta cobrar. Gente que aún tiene trabajo pero que el salario no les alcanza para comer.
Todo es relativo, y difícil cuando el clima de desesperanza es tanto. A veces la gente se junta para consolarse, o desconsolarse al menos compartiendo un mate, y a veces se enoja tanto que se aleja. Ahora me siento sola.
Ayer casi me atropella un taxi. Me dio mucha bronca conmigo y con el taxista. Por un lado reconozco que crucé con el tiempo justo aunque la prioridad era mía porque era una esquina sin semáforo con unas lomas de burro por una escuela, cuando el taxi no frenó ni un poco en las lomas de burro sino que hasta aceleró porque me vio cruzando, empecé a correr, pero con las botas que tenía puestas no podía moverme tan rápido. Tuve suerte de no caerme, y el taxi me rozó. Me dio miedo de no volver a casa con mis nenas, de que no me vean mas. Me dio miedo de vivir en esta sociedad del orto, donde un taxista te ve cruzar y piensa que sos nada, o que sos "una oligarca", o "una negra" y entonces te pisa. Porque está tan fomentado el odio, y hay tanto resentimiento por "los otros", que "los otros" pasaron a ser los culpables de las frustraciones propias. Después de eso me largué a llorar de la impotencia, de la impunidad con que alguien te puede arrancar la vida en un segundo y que no tenga consecuencias. Lloré un rato, y cuando se me pasó caminé despacio esperando que se me pase la hinchazón de la cara.
No sé. Quizá es cierto que hay que irse del país, que ya lo económico, lo político y lo social están terminados para poder ver crecer a los hijos en un hogar propio y con un perro o un gato.

viernes, 12 de abril de 2019

Un caminito de libros hacia donde lleguemos

Siempre me gustó leer, desde chiquita. No tenía mucha plata, así qu los libros que teníamos en casa llegaba a aprenderlos de memoria. Cuando llegué a cuarto grado la escuela tenía biblioteca, y nos permitían llevarnos un libro por semana. Hace un tiempo estuve buscando un libro que leí en esa biblioteca y nunca mas en mi vida volví a encontrar. No me acuerdo el título, solo la trama.


Hace unos años mi marido me hizo el mejor regalo que podía haberme hecho. Un e-reader. Primero lo miré con recelo, y pensé que no era igual al papel, que el olor del libro, que tener el libro, etc, etc ¡Patrañas todas! AMO MI E-READER, tienen tantas ventajas que solo me arrepiento no haberlo encontrado antes.


Luego llegó Viki. A ella le leo desde que es una bebé. Ustedes dirán ¿Se les lee a los bebés? ¡Claro! Se les muestra libros con imágenes y texturas mayormente, se les cuentan historias para que vayan aprendiendo a expresarse y palabras nuevas. Con Viki retomé los libros de mi infancia y estoy creciendo con ella. Destrabando prejuicios y conociendo la marabillosa literatura infantil y juvenil.


Así, a los 6 años le leí Dalai Kifki, de María Elena Walsh. Ella le decía Mariawenawalsh. Así todo junto. Esperábamos la hora de dormir para leer un capítulo por día, todos los días le preguntaba ¿Dónde dejamos?



Nos encantó.
Y llegó el momento en el que Viki aprendió a leer solita. Al principio le costó mucho. En primero leía alguna cosa para adentro. Y llegó también el momento que se negara a leer porque le costaba, también le costaba leer en voz alta.
Y ahí llegó Harry Potter y toda esa historia maravillosa y sus personajes inolvidables. Quizá suene extraño, pero nunca había leído la saga. De puro prejuiciosa nomás lo había ignorado y nunca había visto más que las primeras dos películas.
Así fue como con Viki nos maravillamos juntas de a poco. El trato era leerlo en voz alta, una hoja cada una. A veces leía yo dos páginas para hacer la cosa un poco mas liviana. Viki necesitaba practicar lectura en voz alta, así que me sentaba al lado y le hacía correcciones "eso es un diálogo, se lee con voces diferentes", "ahí tenés que pausar, es una coma", "entre las comas, leé un tono mas bajo y sin detenerte" "mirá el punto, te puede cambiar todo el sentido". Y así llegamos hasta el cáliz de fuego, Viki estaba en cuarto grado, en quinto ya los había terminado los últimos tres ella sola. Yo también los leí, pero luego que ella terminaba. Después de cada libro veíamos la película juntas.
Fue como un trampolín, porque como lectora, yo sabía que cuando le agarrara el gusto, la lectura la acompañaría toda su vida.
Sin embargo, se detuvo un poco a fines del año pasado. Evidentemente no encontraba qué leer. En el medio se topó con Percy Jackson, que le encantó. Para principios del 2019 con 11 años estaba leyendo sin mucho entusiasmo la serie "La brújula dorada", pero me dijo "ya nada va a ser como Harry Potter ¿No?".


Y luego llegamos a los libros de Laura Gallego García.


 Yo estaba buscando en google alguna cosa para que leyéramos juntas otra vez. Algo bueno que la entusiasmara. Hice un par de búsquedas con la frase "los mejores libros de la literatura infantil y juvenil". Un par de páginas recomendaban los libros de Laura Gallego. Ahí mismo me topé con los "booktubers" que son la parte inteligente de youtube. Es como un youtuber pero con cerebro y algo interesante que decir... eh bueno... ¡ya se me cayó el documento! Digamos entonces que son personas que te recomiendan libros con muchísimo entusiasmo. Te dicen esto es genial leelo, leelo. Hasta que te convence. Una de ellas fue este video de acá.


Y así llegué a Laura Gallego. Primero decidí leer yo "El bestiario de Axlin" para ver si era como su edad. Así que me super entusiamé y empecé a conseguir todos los libros que podía de la autora. Y en lo que va del año Victoria ya leyó 14 libros, 12 de los cuales son de Laura Gallego, algunos solo los pudimos conseguir por internet. Yo ya no le puedo seguir el paso de lectura, porque no tengo tanto tiempo, así que solo leí guardianes de la ciudadela y otro libro mas.


Solo les puedo decir que estoy feliz de compartir esto con mi hija. Fomenten la lectura en sus hijos, Y si no saben qué recomendarles googleen. Hoy tenemos esa ventaja que no tenían nuestros padres, acceso a todo, a consejos a libros de escritores de otro continente que aún no son conocidos. Creo que hay que fomentar la lectura porque es como la lactancia materna, un regalo y recurso para toda la vida.



miércoles, 10 de abril de 2019

La misión de Rox reseña


Rox ha partido a la región del oeste, devastada por los monstruos, en busca de una aldea perdida habitada por Guardianes. Mientras una riada de supervivientes acude a la Ciudadela en busca de un refugio seguro, tras sus muros florece un nuevo movimiento filosófico, la Senda del Manantial, cuyo líder predica el fin del mundo conocido… para bien o para mal.
Xein, por su parte, ha sido enviado a la Última Frontera, el lugar desde donde los Guardianes defienden la civilización de la amenaza de los monstruos, y de donde pocos regresan con vida. Axlin se ha propuesto rescatarlo; mientras prepara su viaje, y al investigar sobre la Senda del Manantial con la ayuda de Dex, encuentra pistas que la conducen a una época anterior a la Ciudadela, donde podría hallarse el origen de la plaga de monstruos que asola su mundo.
En esta última entrega de la trilogía Guardianes de la Ciudadela los destinos de los protagonistas se entrelazan una vez más, condicionados por secretos y revelaciones que pondrán en peligro los cimientos de su relación, pero que también podrían suponer la clave para salvar su mundo de la tiranía de los monstruos.

La entrega de la última parte de esta fantástica trilogía de Laura Gallego García, ha sido brillante desde mi punto de vista. Si llegaron hasta acá ya saben de qué trata esta historia, pero vamos a comenzar con los puntos positivos sin tanto spoiler.

Me gusto como la autora introduce esta frase de "la verdad es una joya de múltiples facetas" en la narración de la trama misma. Esta ya no es una historia contada desde uno o dos puntos de vista. Si volvemos a "El Bestiario de Axlin", la historia está primeramente narrada desde el punto de vista de Axlin solamente, luego de la mitad se mecha la mirada de Xein parcialmente. Diríamos que el primer libro tiene un porcentaje del 75% narrado desde le punto de vista de Axlin y un 25% desde el punto de vista de Xein.
Ya en el segundo libro se introducen otro personajes, pero estos cuentan muy poco: Rox y Dex casi no aportan y en el libro continúan siendo protagónicos Axlin y Xein.
En esta última entrega, la narración se divide en muchímos personajes, no solo Dex y Rox también celebro la introducción de otros, como el loco líder de lo que en principio se cree que es la senda del manantial. También están las miradas de Ruxus y Grixin que hacen que uno realmente pueda alcanzar la verdad mas completa de la historia.
Otra cosa que me gustó, es que aunque en gran parte de la historia lo que va a suceder se hace impredecible, hay un momento en el que el lector se va haciendo en su cabeza un libro paralelo de posibles futuros. Hay pocos libros que logran esto, y es que el lector vaya no solo leyendo pasivamente, sino imaginando en su cabeza las posibles implicancias de lo que va a suceder a continuación, de lo que esta pasando, y comience a desconfiar de algunos personajes y sus verdaderas intenciones o inclusive de su identidad. Hay un libro en la cabeza de "¿no será que....?". Recuerdo que esto me paso desde el primer libro cuando Axlin conoce la aldea de Xein y hace sus conjeturas sobre ese lugar. No pude evitar hacer mis conjeturas, y una de ellas era (no se rían) que Xein era medio monstruo, de alguna manera que no llegaba a comprender. Y otra era que quizá Xein era un guardián. Porque hasta ese momento del libro no te explicaban las características de los guardianes. Luego descarté lo de medio monstruo, cuando se supo que Xein era un guardián. Y es que los indicios están ahí en el libro todo el tiempo.

En el secreto de Xein, hasta que llegué a pensar que quizá los cambiapieles no eran realmente malvados y que eso luego se aclararía. Hay algunas actitudes de ellos que llevan a pensar en eso. Es cierto que para tomar una identidad deben matar, pero luego se convierten en protectores de la familia que parecen amar ¿Alguien se ha puesto a pensar qué interesantes son estos personajes desde el punto de vista social? Quizà lobos con piel de cordero, porque realmente te compran. Defienden a sus hijos y cuidan a sus madres, y hasta consuelan a sus "amigos". Son monstruos muy interesantes de verdad la mejor creación de todo ese bestiario. La mejor y la peor, claro porque luego no tenían las mejores intenciones. Y sólo Rox lo puede ver en un momento, cuando ella dice que su función es siempre matar monstruos, no va a ver mas allá de eso, hay mucha confianza en este personaje, siempre está en lo correcto y no parece capaz de dar un paso en falso. Claro, hasta que es envenenada por el invisible... pero aún así ella esperaba la traición del invisible.

Porque desarrolla una buena trama, y sobre todo una trama intrigante. Porque desarrolla los personajes en profundidad, sus emociones, la relación entre ellos y con este entorno tan difícil al que les ha tocado sobreponerse. Por todo esto, este libro tiene todos los componentes para ser excelente y también fuente de culto en los próximos años. Me gustaría ver una película o serie inspirada en toda la saga.
Es una brillantez, sin embargo siendo objetiva no puedo considerarla una obra maestra, por muy poco, y aquí van los spoilers y también (no me odien) quizá alguna crítica.

Un hechicero lo hizo

No soy quién para criticar, pero luego de terminar de leer la última hoja que adoré me quedé con ganas de más obviamente me gustó mucho el final. Luego de que se pasara un poco el entusiasmo inicial, me llegó la hora "de ser objetivos". Quizá todo este embrollo un hechicero lo hizo y listo, pero si hubo cosas que no me cerraron o es el simple hecho de que los personajes no saben todo completamente. No lo sé.
Fue en el momento de decidir qué hacer con el bestiario original. Pensé "bueno, ahora simplemente le escriben nuevas debilidades a los monstruos, o ponen algo como "los monstruos no se acercarán a los humanos"" y listo. El abanico de posibilidades era amplio. Pero Ruxus aseguró que ningún monstruo se vería modificado hasta que no salieran nuevos del manantial. Pero ¿Y los innombrables?
Los innombrables son eternos según lo que Grixin detalló en el bestiario. Entonces no envejecen y parece poco probable que alguna sombra muera, si nadie puede verla y si sus hijos aún no nacen para matarlos. Además en ese acto de dadivosidad en la que se les da la eternidad, Grixin les da la posibilidad de engendrar y que su sangre sirva de protección. Sin embargo, todas esas cualidades se ven reflejadas en los monstruos de ese momento. No hay recambio y de hecho la misma Grixin procrea con "su metamorfo original". También envía a su "nadie" a proteger a su hermano Ruxus, y su sangre funciona de protección en el momento. No son monstruos nuevos, son los originales, los primeros.
Por otro lado ¿Cuánto dura la protección de sangre de monstruo innombrable? ¿Décadas? En el caso de la aldea de Xein, el padre murió cuando este era un bebé, por lo que hablamos de al menos 15 años de protección. La protección se termina cuando la guardia se lleva a Xein, y eso no se entiende porque sucede, si la presencia de Xein o del arco de roca no tenía nada que ver con esta protección, solo era la sangre que aparentemente protegió la aldea durante 15 años ¿De un día para el otro dejó de hacerlo? ¿Cuàl era el misterio?
Puede ser que haya una explicación simple leyendo el libro de nuevo, como porque los monstruos no atacan el Bastión? Será que alguien en las filas de los guardianes, en los altos mandos conocen el secreto de los monstruos innombrables y mandan a repintar la entrada con regularidad? No me queda claro esto.

Pero en resumen amé esta última entrega, me intrigó y me dejó sin dormir, y sin dejar de pensar ni un momento. Si tuviera que definir en una frase toda esta aventura, diría que es un viaje fascinante en busca del conocimiento y la verdad.
A buena hora, creo que ha comenzado una serie de culto y aunque la autora ya aclaró que jamás la continuará, yo no descartaría un cómic, u otra serie de Netflix.

jueves, 13 de diciembre de 2018

La soledad al cuadrado

Ahora sé que extrañar por momentos a alguien que está físicamente muy cerca tuyo es posible. Y por momentos se extraña y por momentos me siento muy enojada y triste por la distancia. Quizá aún no entiendo algunas cosas o me estoy engañando pensando que la causal es una y no lo es. En todo caso, siempre el mismo. No un vacío entre nosotros, sino en mí.
Related Posts with Thumbnails