¡Gracias por estar acá!

viernes, 31 de diciembre de 2010

La raza humana debe priorizar la infancia

Estaba leyendo la entrada de Ileana Medina en la revista Madre Tierra y me puse a pensar sobre la inclusión laboral femenina a la hora de ser mamá.
En el artículo ella propone que deberían favorecer la maternidad en el trabajo, y yo comencé a pensar un poco como empresaria, porque creo que para no caer en las utopías imposibles uno debe pensar friamente algunas cosas.
Ella propone varias cosas que podrían llevarse a cabo en los trabajos para poder convinar dos aspectos importantes de la vida de una mujer de este siglo. A mi me pareció que a quien escribía el artículo le falta un poco de experiencia en recursos humanos de una empresa, porque lo que plantea es lo ideal lo mejor, es MUY PERO MUY difícil que una empresa lo haga por motus propio. A una empresa cosas como esa no le quita ni le agrega nada. Simplemente no les interesa porque la ganancia de ellos es $$$. Mas allá de las empresas también las prioridades humanas de la raza humana, es la $$$$ y el consumo y hasta que eso no cambie en la mentalidad de las personas no va a ser prioridad la crianza, la lactancia o estar tiempo con los chicos y criarlos concientemente.
Los gobiernos deben priorizar la infancia y la familia como primer item en cualquier agenda política. Pero para ellos los votos o la pelea con el otro bando son el primer item, eso en Argentina en la China o en donde quieras.
Todos tenemos que meternos en la cabeza de una vez por todas que la nueva evolución, la nueva revolución humana va por dentro de nosotros y jamás vamos a lograrlo con chicos abandonados o conectados a una computadora o criados por la televisión.
¿Por donde comienza entonces el cambio? ¿Cómo podemos lograr encontrar el balance entre la vida laboral y la maternidad?

Son dos preguntas.

Respuestas, abajo en los coments!!!
Gracias!!

Adiós

Tengo una sensación de angustia, y quisiera escribirlo hoy cuando el año está muriendo. Si hago eso, estas cosas morirán con el año y tal vez puedan dar lugar a cosas nuevas.
Quizá solo a mi me pasa, pero ahora que ya soy adulta cuando veo a una persona importante marcharse no puedo evitar pensar "quizá sea la última vez que lo vea". Seguramente porque demasiadas personas importantes se fueron sin despedirse y a esta altura de mi vida se que es probable que no las vea de nuevo.
A veces cierro los ojos y pienso ¿Cuándo fue la última vez que vi a...? Y pocas veces me acuerdo de esa persona yéndose y ni siquiera sospechando que era la última vez.
No soy tan ingenua como para pensar que todo esto es casualidad ¡Nooo! Si algo te pasa una y otra vez en tu vida es por algo llamado "eterno retorno", algo que llamó así Nietsche o Froyd o Jung vaya a saber, en otras culturas lo llaman "karma" y sucede en varias vidas. Tampoco soy una víctima, me molesta terriblemente ese lugar. Para salir de él pensé que lo mejor era que ciertas personas se hayan ido y también pienso que hoy soy yo la que elijo no ver mas a alguien. Cuando era chica eso no era así.
No sé si me molesta no haber podido despedirme o saber que en muchos casos solo a mí me importa. Como sea...
¡Adiós 2010!

miércoles, 29 de diciembre de 2010

Podemos Festejar la Navidad (aunque no creamos)

Creo que hoy puedo decir que soy atea, es decir no practico religión ni creo en nada… En nada, nada… Mentiras!! Si creo en el amor, en ese que hace que seamos mas que carne y huesos, puedo creer en lo que siento cada día que veo a quienes amo y veo que eso es mas importante que yo, que mi existencia.
Si hay un sentimiento que en verdad nos eleva a los humanos ese es sin ninguna duda Amar.
A veces la religión me parece demasiado "conveniente políticamente" y además siento que tendría que ser cuestión de FE, no de educación ni de miedos religiosos. Al menos para mí así tendría que ser.
La Fe en Dios se tiene o no se tiene... y yo no la tengo.
Digo que es demasiado conveniente políticamente, y sé que muchos me entienden ¿Cómo se hace para que cientos de miles se maten de formas espantosas y no sientan miedo a la muerte? ¿Porqué fueron a la guerra por un señor que había sido elegido por Dios? ¿Porqué simplemente aceptaron el sometimiento generación tras generación sin casi esperanza? Como podrían si no fuera por la promesa del reino de los cielos... Es curioso que se hayan convencido muchos de que ese reino era para los pobres, como para que la ambición material sea siempre mal vista.
Encontré demasiadas "pistas" para llegar a pensar que a Dios lo inventó el hombre, salió directamente de su psique para protegernos a veces de miles de miedos e incertidumbres, para resguardarnos de lo que no sabemos y darnos esperanza. Ahí mismo lo usaron para infundirnos otros miedos y esclavizarnos a la cultura y comportarnos socialmente de una forma conveniente para todos.
Y también creo que aquellos que dicen "yo creo en un ser superior pero no creo en la iglesia" temen quedarse sin ese reino de los cielos y por eso no pueden simplemente aceptar que solo trascendemos acá, con los pies sobre la tierra, y en ningún otro lado.
Quizá creen por las dudas, aún les queda esa idea de "solo aquel que crea en mi..." ¿Porqué? ¿Acaso Dios no es un padre que ama a sus hijos por igual mas allá de que inflen su ego o no?
Uno puede ser no creyente y buena persona, preocuparse por el prójimo que algo de lo que le pasa a los otros te importe y quieras que esté mejor. Eso es el amor y las enseñanzas de Jesús, que van mas allá de que haya un señor malo que vaya a castigarte si no lo hacés.
Nosotros podemos festejar la navidad, quizá para muchos el nacimiento de una persona revolucionaria y con un mensaje muy importante para dar. El mensaje no es "portate bien o vas a ir al infierno" sino "Ama a tu prójimo como a mismo".
Ojalá estas palabras lleguen al corazón de cada ser humano en este momento que tanto necesitamos.
Feliz navidad entonces.

viernes, 24 de diciembre de 2010

Navidad lógica

El siguente diálogo que se dio entre mi madre y mi hija, y lo considero bastante gracioso por eso lo traigo aquí. La aclaración es que no somos creyentes y nadie explicó mucho de la navidad, la festejamos por razones culturales y paganas y no religiosas...
Mí hija:
- Mirá abuela, es una granja!
-No!! Es un pesebre.
-Ah, el bebé no está porque lo va traer su papá en navidad.
- Claro, muy bien. Como sabés! Y vos sabés quien es el papá del niño Jesús?
-Si!! Papá Noel.
-No!!! Cómo papá Noel???
-Si Abuela: Pa-pá Noel!!


Bueno, Feliz navidad, en el caso que la festejen por las razones que sean.
jojojo!!!

viernes, 10 de diciembre de 2010

De Fiestas y nudos en el estómago

En todas las familias para estas épocas hay y hubo problemas para las fiestas. Yo eso lo detesto, porque soy de esas personas que adoran las fiestas, y a pesar de todas las que me han pasado durante ellas, las sigo adorando.
Quizá es el comienzo del calor mas fuerte y la posibilidad de meterme al agua, o los días feriados bien seguidos. De algún lado me ha quedado el reflejo condicional de amar las fiestas. Durante diez años, la llegada de diciembre significaba también que había terminado de rendir. Este año es mas o menos igual, porque mañana rindo inglés (Yes! And I am here writing in spanish).
De chica detestaba las peleas familiares por el trabajo que llevan las fiestas. Particularmente esa idea de comer hasta reventar, hasta sentirse mal, y hasta tener permiso para eso, no me gusta. Pero al parecer uno tiene "permiso social" para arruinarse la salud... o al menos eso utiliza Hepatalgina en sus campañas: Un clásico del 25: Hepatalgina.
Pasaría las fiestas comiendo sandwich de miga o un plato de fideos, es EXACTAMENTE lo mismo para mí, pero lo que siempre querría es pasarla con la gente que quiero.
De chica no entendía que corno tenía que ver la ensalada rusa, con que hayan quedado todos peleados y hasta llorando en unas fiestas. Ahora lo pienso de grande y digo ¿Es necesario pasarse un mes cocinando y odiando al resto de la familia por lo que hacen o dejan de hacer.
En las fiestas siempre está la que no hace nada:dícese aquella a la que le sacan el cuero durante todo el mes porque no va a laburar como una perra para que morfen todos como osos antes de hibernar.
Acá en Buenos Aires para colmo hacen 32°C a la sombra un calor terrible, y por alguna cuestión de ascendencia o descendencia norteña, comemos como en julio.
Yo este 2010, me sumo a la cruzada: Para que Hepatalgina no sea un clásico de los 25!!

viernes, 3 de diciembre de 2010

Un cuento mio

Hoy les dejo un cueno de mi autoria, un cuento que escribi hace muchos años. No me acuerdo si fue siguiendo una consigna del taller litarario, o inspiracion de alguna noche de sabado en las que me debatia entre el camino de la sintesis de acidos nucleicos (Toda la maldita araña de 20 pasos de memoria) y escribir este cuento.
Y salio el cuento.
Buen fin de semana

La Maldición

Viernes 20, por la noche.
Nunca me gustó escuchar llorar a una persona, es verdad me incomoda, no sé que hacer, no sé si decir cosas amables o no decir nada. El otro llora y uno lo comprende, pero no hay nada más que hacer. Están los que comienzan a decir estupideces religiosas. Cuando yo quiero llorar prefiero estar solo, odio que la gente se sienta en la obligación de comenzar con el típico “a mí me pasó lo mismo”, aunque es peor cuando comienzan a invocar a Dios. Por eso quizá esta noche estoy acá solo, sin deseos de ver a nadie. Sé que quiero llorar, y sin embargo por alguna razón no puedo hacerlo. En mi pecho siento eso tan horrible que se siente cuando uno quiere llorar, como si las lágrimas hubiesen descendido y no dejaran latir el corazón, ni dejaran expandir los pulmones para que entre el aire.
Necesito pensar, pero tengo que serme sincero, no hay posibilidad de proyectarme hacia ningún lugar en un día como hoy. Estuve fumando todo el día, ya no importa el aire enviciado del departamento, porque nadie va a venir hoy, no tengo que ordenar, ni preocuparme por estar “socialmente aceptable”. Quizá eso es peor, solo pienso en la angustia. Con el aburrimiento probé casi todo, hasta vi cinco películas... ¡Seguidas! Ahora tengo ganas de vomitarlas por los ojos. Siempre todo termina en lo mismo, en estar mirando el techo, pensando en nada.
Y bueno, aquí va el último intento que me queda de ver que carajo me pasa, y porque un chico joven como yo ( de diecisiete años), que estudia, que tiene cinco fiestas programadas para esta noche, está encerrado en casa. No sé, quizá es esa bosta de la adolescencia, soy un adolescente con uno de esos ataques propios de esta edad, una crisis de identidad. Justamente hoy me pregunto mas que nunca quien soy, porque quizá lo que ocurrió aquel día... en la feria... Si quizá tenga que ver con eso.
Yo no creo en las brujas pero siempre he escuchado “que las hay, las hay”. En verdad no creo en nada, ni espíritus, ni platos voladores, mucho menos en religiones. Papá dice que tiene que ver con que mamá no estuvo para criarnos, porque ella era muy creyente. Siempre comienza diciendo que con solo haber vivido dos años más, ella hubiese logrado que nosotros tuviésemos la fe que no tenemos... Eso me estaba diciendo la última vez que cenamos juntos, hace como dos semanas.
- Si tu mamá hubiese vivido dos años mas, ustedes tendrían la fe que ella tenía. Siempre me admiré de eso, los creyentes son otra clase de gente, pueden sobrevivir hasta la muerte mas injusta. Un hijo se les muere, y piensan que está en el reino de los cielos, es voluntad de Dios, Dios los va a ayudar a sobreponerse y los va a recompensar por su pérdida. Pero así no somos nosotros los ateos, seres infelices.
Ni había probado la comida, que me fue imposible comer, respirar, no pude hacer nada, cuando sonó el teléfono rogué que fuera para mí, una salida, a donde sea. Era equivocado, pero papá nunca lo supo, simulé que me invitaban a salir unos amigos.


Salí a caminar y me topé con una de esas ferias pintorescas donde hay varias naciones representadas, y una mezcla de culturas y religiones. Entre todos los puestos había una de esas gitanas que adivinan la suerte. Antes que nada voy a aclarar que es verdad lo que dice mi papá sobre mí, nunca creí en esas boberías de los poderes ocultos, todos ellos son iguales para mí: adivinos, psicólogos, curanderos, pastores. Solo la consulté para entretenerme un rato, reírme, y ver que me podía llegar a decir. Cobraba caro (¡hay que ver lo caras que son esas estupideces!). “Cinco pesos, y conocerá su destino”. Decía el cartel.
-¡Joven, joven!- me llamó.- Si, si, usted - me dijo. Se hacía la interesante, como si me hubiese encontrado en la multitud no por casualidad, como si yo fuera especial, como si tuviese percepciones respecto a mí. Todo eso me dio mucha gracia, pero me acerqué a ver que me decía cuando le dijera que no tenía plata.
- Me encantaría, pero no tengo un mango.- Le dije.
- Voy a hacerle un precio especial, dos pesos, es que hay algo que tengo que decirle.-Su acento español de inmediato me pareció fingido y pensé que debería estar desesperada, necesitaba un cliente rápido. A veces si uno se anima, luego se animan varios. Como dos pesos tenía, y de paso me sacaba la curiosidad, accedí. Tuve miedo al principio porque pensé que si eso de las adivinas es verdad, ella podría con solo verme adivinar aquellodel año pasado... eso en verdad me atemorizó apenas accedí. No me leyó la mano, ni me tiró las cartas, tampoco sacó una bola de esas que adivinan la suerte.
- Pruebe, pida un deseo.
Sabía como funcionaba. De chico había volado miles de panaderos al viento con deseos, un auto, una pelota, jamás nada se había cumplido. Quizá debía pedir otras cosas como paz, amor, pero eso nunca parecía importarme lo suficiente como para comprobar si se hacía realidad. Hubiese sido mas útil preguntarle algo como “¿Qué carajo estudio?”, Y me hubiese dado una ayuda para ver que hago con el resto de mi vida. Sin embargo dije algo que no esperaba porque de algún modo su voz o su pregunta, me hicieron sentir muy triste, algo que ni siquiera había pasado por mi cabeza se asomó sin pedir permiso por mis labios.
- Paz, para mi papá.- dije. Eso en verdad me importó.
- Las personas siempre piensan, que solo lo que dicen y que creen desear es lo que en verdad desean. Piensa porque pides eso y quizá consigas mas de lo que deseas.
El juego de palabras y rimas me mareó un poco, no entendí casi nada. Su voz era autoritaria, pero compresiva, parecía estar tan segura de lo que hablaba que me atemoricé aunque no comprendí nada de lo que dijo. No pude sacarme de la cabeza su recomendación sobre “porque pedía ese deseo y no otro”. Luego me negué a pagarle los dos pesos, me sentía estafado ¿qué creen los gitanos?
-A las brujas dos cosas nos interesan, una es la plata y la otra es el poder.- dijo. Alzó su índice y me señaló con odio. Antes de que me fuera me dijo algo de “conectarme con el dolor y la tristeza”, que comprendí aún menos. Le grité que era una vieja loca, y repetí que no iba a pagarle. Quizá la gitana lanzó su mortal maldición sobre mí, y ahora estoy sumido en una depresión que me quita las ganas de salir, disfrutar mi juventud, estar con chicas, y todo eso.

Permanecer solo en casa tampoco ayuda, aunque es peor si papá está ¡Él se deprime tanto! A veces lo escucho llorar, y solo quiero irme, salir, me voy a donde sea, solo o acompañado. Trata de que no lo escuche pero es peor, la fuerza que hace para que los sollozos no salgan hacen que su llanto sea horrible. De alguna forma me hace comprender lo desgraciado que se siente. A veces escucho un ruido en casa, como una respiración, una alma en pena. Entonces me asusto, y me acerco al cuarto de papá. No llora como si le estuvieran cortando una pierna, es más sutil, es como si su cuerpo se desgarrara lentamente. Entonces me voy, porque no puedo soportarlo.
Él trata de hablar, y yo le pido que hablemos de otras cosas. Es que ya paso un año y él sigue llorando y echándose la culpa. Yo, en cambio ya lo superé, hace mucho. Es que yo soy más fuerte que él, y no necesito llorar más. Es más, en este mismo instante estoy cambiando de tema.


Aquella tarde... cuando pasó lo de la bruja sentí que algo había cambiado en mi. Fue como ver la vida de otra forma. Atardecía y miré el cielo rojo... jamás lo había visto tan rojo. Oscuro y distante parecía sangrar, antes de que me diera cuenta se puso negro, como si la sangre hubiese coagulado, y comenzó a llover. No había luces, ni relámpagos. La lluvia caía negra y silenciosa. Y entonces, cuando salía de la feria para mojarme lo menos posible, tuve la sensación de que alguien me miraba, alguien me seguía... Ya me ha pasado antes, es solo que esta vez la sensación era más poderosa. Debo confesar que pensé en la gitana y su maldición. Era casi como tener alguien encima, y tenía la inexplicable certeza que al darme vuelta un par de ojos iban a estar sobre mí. Varias veces giré, y nunca había nada. Mi corrida ya no era para refugiarme de la lluvia, si no para escapar de aquellos ojos aterradores... (¿imaginarios?) Que me seguían.
Y entonces la vi.
Parada en la esquina de la feria estaba una compañera de clase. Yo apenas la conocía, había llegado sola del interior, una estudiante de intercambio. La lluvia la empapaba y no parecía importarle. Estaba absorta en el cielo cuya sangre había sido devorada por la oscuridad de la noche. Yo me sentía asustado, y de pronto podía romper aquella sensación con la presencia de alguien conocido. Casi estaba delante de ella, y ni me miró, como si no hubiese notado mi presencia a escasos metros. Sus ojos...
Su cara despojada de toda expresión era surcada por ríos interminables de petróleo.
Sé que esto jamás será leído por nadie. Por eso me atrevo a escribirlo... nadie podría comprender lo que pasó a continuación. No es lógico. Un instinto, una necesidad, algo se apoderó de mí. Sin dudarlo, y con gran desesperación, agarré a la muchacha por los hombros y comencé a devorarla. Tenía un gusto amargo y seco, pero era delicioso, cuando tragué el último trozo, quise más. De alguna forma me sentí muy fuerte, tenía el gusto de la sangre, espeso y cálido en la garganta todavía. Miré a mí alrededor. Todo había cambiado. Vi a la chica destruida, que alguna forma vivía pero pensé que yo en su lugar hubiese preferido morir antes que permanecer en ese estado de destrozo. Había algo irreal, aunque sé que todo era irreal, me colgué de algo en ella, en su actitud, no parecía darse cuenta, solo yo estaba al tanto de su estado. Fue esa actitud la que me rodeó un lazo y me arrastró a la realidad.
- Gracias.- me dijo. Se veía cansada, pero alegre y tranquila. Sus ojos me miraban de pronto y parecían brillar- Me siento mucho mejor.
Por una milésima de fracción de segundo, sentí que volvía a ser yo mismo. Es decir, volví al mundo real, (¡no estoy loco!) Sé que en el mundo real no podría devorar a una persona, así no más. Dos paredes se incrustaron a mis costados, y por supuesto la chica estaba allí, dándome la espalda yéndose a algún lugar, y yo no la había tocado.
Aquella noche dormí mal, e inquieto. Durante la noche soñé la escena repetidas veces, cada vez algo nuevo se incrustaba en el recuerdo de lo que en realidad había pasado, en verdad lo que conté sí había pasado, pero además ella había estado contándome porque lloraba bajo la lluvia. Ahora que recuerdo ahí comenzó todo.
Varias veces se ha repetido aquello, que siempre termina igual. Ocurre aunque el sol esté alto en el cielo, en medio de mi vida cotidiana, en la escuela, en el colectivo, mientras camino por la calle. Pero de alguna forma tengo la certeza de que a pesar de lo irreal, lamentablemente no es un sueño. Encuentro mis manos llenas de la asquerosa y repugnante sangre de mis víctimas, que finalmente me dan las gracias y se van dejándome sentir fuerte y poderoso... solo un instante. Luego me siento loco, asqueroso. Y finalmente hoy estoy acá encerrado, evitando acercarme a todos, parece que estoy a salvo entre estas paredes.
Ahora pienso que quizá a eso se refirió la bruja, cuando dijo que iba a “conectarme con el dolor y la tristeza” ¡Puedo comprenderlo! Ella me convirtió en esto, para hacerme sufrir. Para llenarse de poder ¿Será que no quiero salir, porque estoy tratando de evitar aquello que ocurre cuando alguien está cerca?


Ahora sé que tener miedo, no es un instinto propio de quienes quieren sobrevivir, un reflejo para mantenerse con vida. El verdadero terror, significa temer seguir viviendo. Y eso es lo que me sucede ahora, que escucho las paredes susurrar, transpirar antes de caer para siempre y revelar a quien llora del otro lado. La pared se descascara, y cierro los ojos y sigo escribiendo con los ojos cerrados, para no ver como salta el revoque... pero ahora lo escucho y quizá es peor, porque a pesar de mis ojos cerrados, puedo imaginar como caen las paredes.

Sábado 28 madrugada.
Es increíble lo que sucedió la semana pasada. Al fin estoy en condiciones de escribirlo. Y voy a hacerlo, aunque estoy muy cansado después de salir con mis amigos.
Me encontraba levantado mirando tele, y ya había abandonado la idea de dormir por esa noche, cuando llegó papá. Me resultó extraño que llegara a las cinco de la mañana. Cuando me vio, me sonrió amargamente, como lo hace desde hace un año... desde aquello. Se sacó la campera con pesadez y entonces lo sentí, el era mi proxima victima. Me paré y huí de allí, mis piernas me protegían de aquel instinto que tenía la certeza haber heredado de una maldición gitana. Mi padre me siguió seguramente preocupado por mi huida.
-Hijo... ¿pasa algo?- me tomó por los hombros y me miró.- ¡Estás blanco!- Cuando se acercó, lo empujé sin querer, pero fuerte. Quería que se alejara, le tenía miedo. Comprendí que si yo me había convertido en un ser incomprensible hasta para mí mismo, él era aún peor, un animal que con su aliento podía paralizar a sus víctimas hasta que murieran por inanición.
Lo miré de reojos y vi todo aquello que yo estaba haciendo, y su aliento mortal me detuvo hasta que me quedé dormido.

Hablaba... con la adivina de la feria. volviste, sabia que ibas a volver, ella habia triunfado. Yo creia que ella venía a matarme por no haberle pagado. Así terminaría con mi maldición. Me decía que eso era lo que yo había deseado en verdad, que mis labios habían pronunciado las palabras de una forma que solo ella y yo mismo podríamos entender. Le rogué que me detuviera y le pedí perdón por no haberle pagado. Ella sonrió.
-Dos cosas me interesan- dijo, recordándome sus propias palabras.- ya una no puedes dármela. Entonces dame lo otro ¿Estás dispuesto?
- Por favor.- dije.

Y desperté de aquello. Ese sueño tenía tantas sensaciones, que de solo recordarlo me da deseos de llorar. Aún no comprendo. No sé que pasó. Mi padre me abrazaba y me consolaba, el instinto había desaparecido. Yo ya no era yo, ni el monstruo devora cuerpos que había sido.
Papá hablaba. Hablaba despacio y sonreía, como creo que jamás lo vi. Le aseguré que me sentí bien, y en verdad no le mentí, la maldición había terminado, la gitana había perdonado mi deuda de dos pesos.... o yo se lo habia padago de otra forma. Estoy seguro que no sera la ultima vez que la vea.
Hoy salí con mis amigos, y nada malo sucedió. Sigo sin hablar mucho con papá. Estoy tan exausto! Pero por primera vez en un año, ya no quiero huir mas.

martes, 30 de noviembre de 2010

¡¡Tenés que animarte Arturo!! (Entrada escrita a un amigo)

Ayer me encontré después de mucho tiempo con la gente del Taller Literario. Hace unos años asistía a un taller en el Centro Cultural Piana. Empecé a ir cuanto tenía 15 años, pero lamentablemente no por mucho tiempo. Ya postearé algún cuento de aquellas épocas.
Después empecé mi carrera, donde todo es cuadrado todo es dos mas dos, y la elegancia en las letras es inexistente. Lo que hacen esas carreras es endurecer la mano del más imaginativo escritor, te oxidan cualquier belleza literaria y te pudren las metáforas hasta el punto que todo sea putrefacto y tangible. Lo único que aprendí en esos años relacionado a la lengua, fue resumir, acortar las palabras y escribir a máxima velocidad en medio de una clase.

De vez en cuando me daba el lujo de volver leyendo una novela en el colectivo de vuelta a casa, después de estudiar durante meses para un examen.

Cuando terminé la carrera retomé un tiempo el taller del Piana, y ahí conocí a Arturo.

Arturo es un señor de mas de 70 años, de edad corporal (no me mates Arturo!!!), pero en su forma de ser aún pareciera tener 25-30 años. Es una persona muy agradable para hablar, como el resto de la gente del taller. La última vez que lo había visto hablamos sobre las relaciones sentimentales y me dijo algo que nunca me voy a olvidar (da para otra entrada y todo). Tan importante fue que dos semanas después empecé a salir con mi marido... y de paso patié a mi ex, je!
Ayer comentábamos eso y la gente del taller me decía "Arturo te trajo suerte" y él acoto, "quizá mala suerte"... jijiji.
Cuestión es que este señor escritor con todoas las letras, tiene mas de 40 años de talleres de literatura. Ha escrito ensayos, cuentos, novelas. Realmente creo que es MUY bueno haciendo lo que hace, tiene una picardía para escribir que me ha hecho llorar de risa en mas de una ocasión ¡Y no solo eso! Es muy ocurrente. Aún me acuerdo después de años las crónicas de "El hijo del colorado" o la historia de la nena que va en el auto con la madrastra y se prende fuego (la madrastra, jejeje), en fin miles de historias que escribió durante décadas de taller.
Ayer le comentaba de mi blog, y me le sembré la semilla de "El mundo blogueril". ARTURO: TE TENÉS QUE ANIMAR, hacete un blog! El mundo se merece tu talento.
Yo prometo hacerte fama (toda la que pueda, jajaja)

viernes, 26 de noviembre de 2010

Veranito, 40 grados ¡No te olvides el polar!

El termómetro marca hoy seguramente mas de treinta grados Celsius. Por esta razón, esta mañana agarré mis botas, medias y no me olvidé de un sweter grueso. Ahora el sol raja la tierra al medio, y mis manos están violetas mientras con un tecito intento entrar en calor.
¿Me terminé de chiflar el moño?
Si quizá eso es lo que piensa la gente en el bondi, cuando ve que me faltan las medias de lana para que parezca que voy al polo en medio del calor agobiante, lo cierto es una vez más me estoy muriendo de frio en la oficina.
Las batallas por el aire acondicionado son dignas de una historia épica y han llevado a mas de un grupo a discutirlas acaloradamente (cuac!) en una reunión de equipo.
Afecta al medio ambiente, afecta la salud (estamos todos resfriados), pero el aire esta clavado en 24°C… 24 TEÓRICOS (según el maldito aparato), porque acá no me jodan ¡Se está juntando hielo!
Sin embargo como en mi congelada oficina, esto se repite en todos los ámbitos. Por ejemplo te vas muriendo de calor por la calle, de pronto entras a un shoping o negocio y te congelas hasta los huesos, en ese momento sos consiente de que tendrías que tener un saco a mano…. A ver un saco ¿En verano? ¡Esto no pasaba cuando yo era chica!
Ir a comer afuera puede llegar a ser una pesadilla del friolento: señoritas se terminaron las polleras, los escotes, las remeritas de manga corta, en un restaurante si no querés que se te corte la digestión mas bien llevá un poncho a mano.
Yo no estoy en contra del uso del aire acondicionado, sufro del calor y esa fue la razón principal por la que no pude disfrutar nada de Tucumán (morí de calor!!). Mientras tirito de frio y escribo esta entrada, me pregunto porque nadie se puede conformar con “un poco mas fresco”.
¿No te bancas los 40 grados de afuera? Ok, pero 30° no está mal, después de todo es normal que haga calor ¡ES VERANO!
Y ustedes que piensan ¿Son de los eternos calurosos, o como yo se mueren de frio?

domingo, 14 de noviembre de 2010

En crisis ¡ooooooooh!

Estaba pensando como siempre tomamos a esta palabra "crisis" como algo malo, algo a lo que tememos. Será parte quizá de nuestro pensamiento occidental, pero automáticamente decir "estoy en crisis" es decir "estoy mal".

Pero hoy, después de algunas varias crisis, pienso "Bienvenida seas crisis!". Porque solo hay una crisis si algo te rompió lo suficientemente la paciencia como para decir "basta!" y el momento de cambio se avecina. Si no existieran las crisis quedaríamos eternamente encerrados en nuestra existencia de hoy y algo que jode nos lo llevaríamos a la tumba.

Creo que no hay nada peor que caminar siempre con la misma piedra en el mismo zapato.

Uno ve el abismo de la crisis y tiembla, y a veces por miedo lo deja para más adelante por meses o años. No es cuestión de largarse como un loco por el precipicio, ni quedarse en estado de pánico en el borde.
Desde el borde se puede ver como sería la caída, pero también se puede ver si hay lugares con menos pendiente o caminitos alternativos.

Tampoco es bueno vivir en crisis. A los momentos de cambio hay que darles un descanso. Tendríamos que comenzar a reconocer nuestros ciclos, de apertura de preguntas, de crisis y de vuelta al descanso. No podemos pasarnos saltando de una crisis a otra porque eso nos agotaría, y en definitiva no podríamos aprovechar aprender y fortalecernos en cada una de ellas.

No prometo que siempre sea bueno, o que siempre ganemos... tampoco vamos a pasarla bien.
Pero si ya decidimos bajar es porque arriba no es tan bueno el clima...
Nadie baja porque sí.

lunes, 8 de noviembre de 2010

Pequeños recuerdos políticos de la infancia 2

Hoy vuelvo retomando un poco con mis reflexiones de política de la semana pasada.

Hoy hoy con un grupo de amigos, que uno de los grandes problemas sobre Argentina y la relación con sus políticos es la ignorancia que los Argentinos tenemos sobre economía global. Otro de los problemas es la estrechez de visión de la gente, la mayoría de las personas basa sus creencias políticas en una sola frase "yo con tal estuve bien, logré X cosa, me cerraron los números". Simple y llano. Demasiado llano para mi gusto.
Cuando tenía ocho años tuve mi primer cajita de ahorros, tenía una familia de conejos en la tapa y aunque no lo crean tuve la costumbre de guardar mi dinero en ella hasta que me casé. Por eso tengo bien viva la imagen de la tapa ya oxidada. Allí escribí 3 australes, porque fue lo primero que puse. Mis primeros ahorros.
Me podría haber comprado como 12 paquetes de figuritas, pero decidí ahorrar. Unos pocos días después no me alcanzaba ni para comprar un caramelo. Aclaración para lectores extranjeros: No estoy exagerando.
La escalada de precios era despiadada, a muchos negocios les convino cerrar sus puertas, porque lo que a la mañana vendían a 0.50 centavos por la tarde valía 1.50.
Me acuerdo un "esquech" de un programa cómico, en el que un comerciante tenía un auricular por el que le iban pasando el índice inflacionario. Entraba una clienta a comprar un chupete que al principio valía un austral, y en ese rato que hablaba con el vendedor para decidir cual llevar lo terminaba pagando 10 australes!!! Se lo enchufaba en la boca al bebé y salía corriendo espantada.
Esa fue la época de la hiperinflación en Argentina, y si yo en ella perdí tres australes, hubo gente que perdió todos los ahorros de una vida.
Me acuerdo de la propaganda "Argentina vuelve a tener peso", ahí cambiamos la moneda de Australes a peso. El cambio no era solamente en el nombre: para cambiar de australes a pesos había que sacarle un montón de ceros (creo que cuatro). Mi bis abuela estaba súper perdida, te hablaba de un millón de pesos, y en realidad eran diez pesos. Había llegado la época de la convertibilidad.
El mayor fantasma después de los Radicales para muchos Argentinos era volver a votar un radical y que volviera la inflación. Con eso nos asustaron como a chicos ¿Por cuánto tiempo?
Cuando llegó De la Rua, su principal campaña fue decir que un dolar iba a seguir siendo un peso (y lo repitió varias veces por si no le creíamos). Por eso digo que los Argentinos no tenemos idea de eso. Yo lo entendí bastante de grande: mayor flagelo que la inflación es el desempleo. Estar en casa dándole a la cabeza, viendo que se acumulan facturas, pasan los meses y no hay oportunidades, no las hay para nadie y cuando haya una simple oportunidad va a haber cincuenta esperanzados como vos tras ella.
No comprendí hasta que alguien no me dijo lo obvio: No somos competitivos, somos demasiado caros. Es básico: a un empleado en China le pagan 50 dólaes y con eso le alcanza para vivir porque su moneda está mas devaluada, acá tenés que pagar mínimo 800 dolares/pesos. Si fueras una empresa ¿Dónde elegirías fabricar? A nosotros también nos era mas sencillo importar que comprar industria nacional.
Muchos dicen "gracias a K tengo trabajo", y yo digo que también miran hasta su nariz. Los gobiernos posteriores a De la Rua tuvieron un permiso que nadie mas había tenido: Devaluar. Hablar de devaluar antes del 2000, era decir una mala palabra, quien se quema con leche ve la vaca y llora y si algún lector Argentino está leyendo esto, díganme si hubiese votado a De La Rua si el decía "Voy a devaluar".
Después de diciembre del 2001 a todos nos pareció que la devaluación no era el mal peor. Miles de voces rogaron al unísono sin entender bien porqué: si ¡Devaluá! Hacé lo que quieras, pero sacame del fuego.
Por eso digo, tenemos que aprender, tenemos que leer y educarnos en economía y tratar de comprender, porque de lo contrario somos títeres de nuestros propios fantasmas.

jueves, 4 de noviembre de 2010

Pequeños recuerdos políticos de la infancia I

De chica fui a una escuela pública. Realmente fui a varias, porque era tanto lo que me mudaba que solo en la primaria cambié 4 veces de colegio. Antes las escuelas públicas reunían chicos de todas las clases sociales, y en líneas generales la clase media no dudaba en elegirla. Conocía pocos chicos que fueran a colegios privados, y eran de tener mucha plata. Sinceramente los padres pagaban porque querían, porque el nivel educativo dejaba bastante que desear.
La última de las escuelas a la que fui en la primaria era municipal, y un día un político de carne y hueso decidió reunir a varias escuelas (y medios de comunicación) para que lo conozcamos y hagamos algunas preguntas.
Había que preparar cinco preguntas por colegio para hacerle a un diputado nacional, no recuerdo el nombre. Antes de que llegara el momento, la maestra iba a revisar cuidadosamente las preguntas e iba a elegir las mejores.
No recuerdo que le preguntamos puntualmente, pero sí una pregunta que fue fuertemente rechazada. Decía más o menos así:
¿Porqué si hace unos años estábamos entre las primeras 5 potencias mundiales, ahora estamos tan mal?
La respuesta la dio la maestra antes de retirarla:
- No preguntes eso. En realidad eso fue un engaño de los gobiernos anteriores.
Yo estaba terminando la primaria y tengo 31 (cálculos a cargo del lector ;-).
Esperamos y esperamos hasta que fue hora de comer, finalmente el político en cuestión no fue al acto…

martes, 2 de noviembre de 2010

Adiós a K

Hace unos días leí en el blog de la Abuela Ciber una entrada que recomendaba no escribir enojado, ni entradas que pudieran bajar la alegría del blog (algo así decía).
Sin embargo, creo que tengo una deuda pendiente y dejé que pasaran algunos días para no sonar enojada, quizá porque alguien esperaba de mí que yo hiciera algún comentario sobre la muerte de nuestro ex presidente y no lo hice.
Lo que en realidad sucedió es que andaba con poco tiempo para escribir y aquella entrada de Lactancia y Trabajo ya la tenía escrita, la siguiente también. Solo las retoqué y salieron. El día que murió K no quise escribir nada, porque no se me ocurrió que decir. Opté por el silencio porque también creo que mi blog no es un medio de comunicación y yo no soy periodista: escribo lo que tengo ganas de escribir lo que me inspira y lo que no, no. No sentí que era obligatorio, ya tengo demasiadas cosas obligatorias en mi vida, como para sumar otra.

Sobre la política K estuve de acuerdo con algunas cosas, pero otras no. Sí estuve de acuerdo con el impuesto a la soja. Soy Bioquímica y me especialicé en suelo, y creo que a la soja hay que asesinarla a impuestos… Ya que ese yuyo no se muere con nada y nos roba la fertilidad del suelo. También estuve de acuerdo con otras políticas y creo que en mucha de ellas hubo que poner huevo y hacer cosas que todos queríamos que se hicieran pero ningún presidente se animó a hacer, y lo hizo K. Las cosas con las que no estoy de acuerdo, no me enceguecieron tanto como para no alegrarme por lo bueno que han hecho. No estoy en contra de todo, pero tampoco soy K.

No estuve de acuerdo con muchas cosas, digamos con la gran mayoría, y ahí lo dejo porque creo también que no es momento de criticar, sino de empujar la balsa para el mismo lado. De hecho esta entrada era originalmente mucho mas larga.

No creo en eso de que “yo en la época de tal estuve mejor”, eso muestra la estrechez de vista de algunas personas. Si vamos al caso mi madre compró la primer vivienda que tuvo en su vida unos meses antes de que cayera De la Rua… a veces las cosas que pasan en una familia no tienen que ver con la situación de un país, y a veces las cosas que pasan en un país no tienen que ver solo con su dirigencia. El contexto mundial es importantísimo, y hay cosas que son como una bola de nieve vieja como el tiempo y un gobierno de cuatro años no puede detener.
Me pareció reprobable la actitud de quienes salieron a festejar la muerte de un ser humano (internamente o externamente).

Pensé mucho si escribir algo o no… porque sinceramente no quisiera entrar en discusión con una persona que entra anónimamente al blog y me pide compromiso, pero no se compromete firmando el mensaje que me deja.

viernes, 29 de octubre de 2010

Mamá trabaja

Quisiera aclarar que el otro día terminé la entrada diciendo que deseaba que pronto les suceda todo eso, como si fuera algo malo y no quisiera que se interpretara así, ya que la maternidad me ha dado tanto que no quisiera ser injusta con eso. Simplemente quisiera que la gente hablara con conocimiento de causa.
Me acordé de mi experiencia de volver al trabajo con mi bebé muy chiquita, y en mi cabeza lo mas importante para mi era
continuar con la lactancia. Me encerraba en el baño y me sacaba leche, y ahora en un tiempo tendría la oportunidad de un lactario. Quizá fui una loca, pero pensando en mis fortalezas pienso de mi “¡Qué mina con fuerza de voluntad!”. Porque no creo que el lactario ni toda las charlas del mundo sirvan demasiado. Para continuar con lactancia exclusiva y trabajo hace falta una fuerza de voluntad de la hostia….
Hoy en día ser mamá y trabajar es un desafío al que hacemos frente muchas mujeres, cada vez más. Y es un desafío al que no muchas se animan. En general todas optan por una cosa o la otra, resignan formar una familia o temen crecer mucho profesionalmente.

Que diferente pienso ahora con respecto a eso ahora que soy mamá. Antes para mi los chicos necesitaban independencia, y si... un poco está bien tampoco soy partidaria del pegote extremo y la asfixia... nunca lo fui. Pero cuando los bebés son chiquitos necesitan a mamá mucho.
Lamentablemente nuestras madres tenían de 20 a 30 años (la mía fue una excepción, tenía 17 pero hablo de la mayoría), y ahora somos madres a los 30-40 años, y muchas se encuentran a los 37-40 años haciendo tratamientos o descubriendo que ya no pueden tener. Posponemos mucho algo, que definitivamente es lo mejor de nuestras vidas, por variadas razones. Una de ellas es el trabajo que exige mucha preparación y luego tiempo. Me viene a la mente esa película Argentina – Esañola (que os recomiendo) “El método” En el que una de las protagonistas es claramente quebrada ante la posibilidad de obtener un puesto gerencial y tener un hijo. De hecho el candidato masculino la quiebra por ese lado, y gana el puesto cuando le habla sobre la maternidad. La otra protagonista también muestra este lado, pero ya no puede tener hijos y al parecer tampoco "sirve" mas para la sociedad por eso. La mas joven pareciera tenerlo todo, aún puede gustarle a los hombres, tener hijos (se postula como la madre de la humanidad) y la mas grande no puede mantener su valor: la experiencia. Y creanme que experiencia es algo invaluable a la hora de ser madre, podría pelear su lugar ante los hombres tranquilamente diciendo "yo he criado un hijo soy mujer, y puedo ser mas útil que este hombre". En vez de eso se quiebra y avandona la posibilidad de reinvindicar su invaluable lugar de mujer experimentada. Vale mas un hombre que cuenta cuentos a la hora de dormir... Y luego me vienen a decir que el lugar de las madres en esta sociedad está sobrevalorado....


Creo que los comentarios del otro día (ahora procesando un poco mejor las cosas), fueron impulsados un poco por celos, otro poco ¿Envidia? Porque verdaderamente que nos de 50 pesos por guardería no es un aumento de sueldo preferencial porque nuestro lugar en la sociedad esté sobrevalorado(y menos cuando en dos años de trabajo el jardín aumentó de 700 a 1000 pesos) ni que nos den un lugar para sacarnos leche y una heladera exclusiva para guardarla, que en primera instancia cuidaría la salud de nuestros bebés, es algo que nos beneficie tanto...

El lugar de madres tendría que ser mas valorizado por todos. Como bien dijo Paco refiriendose a que en España tienen un índice de Natalidad 0. Eso es terrible, produciría una sociedad que embejece y muere.

jueves, 28 de octubre de 2010

Lactancia y trabajo ¡Se puede!

Yo logré la lactancia exclusiva hasta los siete meses, trabajando de lunes a viernes 8 horas por día, esta fue mi experiencia, espero que te sirva:
Comencé a trabajar cuando mi bebé tenía dos meses en un trabajo nuevo. Cuando mi beba tenía un mes me enteré que podría surgir esta oportunidad y comenzó toda la organización (niñera o guardería, y la teta) y entonces me di cuenta que por nada del mundo quería dejar de darle la teta, que era algo que me enorgullecía como madre y además sabía que era lo mejor para su salud.
Antes de empezar me sacaba toda la leche que podía y la guardaba en el freezer. Me compré sacaleches “Chico” manual, sin ninguna pila, salían 60 pesos Argentinos en el 2008.
Cuando todavía no había empezado, después de que la gorda tomaba, me sacaba de los dos lados aprox 40 ml. Eso dura en el freezer 3-6 meses. Yo las puse todas adentro de un taper grande, bien lavado, para que no esté en contacto con el resto de la comida. Me compré unas bolsitas que venden en farmacias o pañaleras que son para eso. Si me cortaban la luz… le hacía un juicio, o les ponía una bomba como mínimo!!! Jajaja. Les indicaba la “fecha de elaboración” y cuantos mililitros tenía en la bolsa. Eso último es para tener idea de cuantas bolsas hay que descongelar. Si bien la leche dura en el freezer todo ese tiempo, hay especialistas que dicen que no hay que dejarla más de 3 meses, porque las propiedades de la leche que una produce va cambiando a medida que el bebé crece.



Cuando se le va a dar al bebé, se saca un ratito antes y se descongela en un baño de agua tibia. JAMÁS hay que descongelarlo en el microondas, porque la leche materna pierde sus propiedades, tampoco hay que descongelarlo en el fuego. No aconsejo probarla, es vomitiva, pero el bebé la toma lo más bien. Uno pensaría que está mala, porque no tiene el aspecto de la leche de vaca, pero está buena.
A los pocos minutos de sacarla la leche se comienza a separar en dos fracciones: Un líquido transparente, y uno blanco abajo, pero eso no significa que se haya cortado, solo hay que reconstituirla sacudiéndola un poco para que las dos partes se vuelvan a juntar.
En la heladera dicen que la leche dura una semana, yo me animé a dejarla hasta dos días. Y si era para guardar la congelaba lo antes posible.
Cuando empecé a trabajar tenía una reserva considerable, pero no alcanzaba para llegar a los seis meses, así que me seguí sacando. Llevaba al trabajo el sacaleche, si no lo hacía así, me moría del dolor, o se me formaban pelotitas o se me escapaba leche (un espanto, jejeje).
Arreglé los horarios para llegar a la casa y darle la teta yo (era una mamadera menos para dejarle), también le daba antes de irme. La beba se acostumbró mas o menos a estos horarios y yo tenía que dejarle solo dos mamaderas. Si estaba en casa, le daba yo sí o si, para que estimular la producción. También hubo un momento que no alcanzó, y me empecé a sacar los fines de semana, y antes de irme al trabajo y cuando llegaba…

En nuestros casos es complicado cuando tenés que cortar con el laburo e ir corriendo al baño, esterilizar todo, sacarse leche a la velocidad de la luz...
Es muy difícil amamantar y trabajar.
Cuanto mas veces te saqués, mas leche vas a tener, porque vas a estimular mas las glándulas, es matemático. Sé que no es sencillo dejar el trabajo varias veces.

Y así llegué a la lactancia exclusiva hasta los seis meses, la bebé creció súper bien, siempre estaba mas que bien de peso (según la tablita de la pediatra) y el desarrollo también fue muy bueno. Esto lo digo porque siempre dicen que la leche mantiene las propiedades, pero no sé si hay tantas experiencias como la mía que digan EN LA PRÁCTICA que el bebé crece bien tomando leche materna congelada.

Cómo saber cuanto toma el bebé? Depende de la edad y de cada bebé (de su peso) mejor preguntar a la pediatra, o probar cuanto toma. Hay una tablita a la que mi bebé jamás se ajustó (siempre tomó mucho más) son 15-20 ml por kilo.
Los pros: La primera vez en su vida que se enfermó fue a los ocho meses, y tuvo todos los pros que hoy por hoy se conocen de la lactancia materna.
Los contras: YO AGOTADA! Es muy trabajoso.
Yo sé que lo llevé al extremo, como fanática de la lactancia materna, es que me daba mucha alegría eso de darle la teta a la beba… Pero sin llevarla a este extremo, espero que estos consejos te sirvan por si algún día querés salir y dejar al bebé con alguien, o simplemente continuar lo mas posible la lactancia.
Me sacab la leche en el baño de la empresa, acá hay varios baños, y están extremadamente limpios y se nota. Antes de hacerlo me lavaba bien las manos, y aunque el baño estaba limpio no apoyaba nada en ningún lado.
El sacaleche lo esterilizaba con agua hirviendo, como una mamadera, y después lo llevaba al trabajo en una bolsa hermética. Después dejaba la leche bien cerrada en la heladera de la empresa. En verano trasportaba la leche desde el trabajo en una bolsa térmica con gel refrigerante. Es como los que te dan en la farmacia con los medicamentos que necesitan frío, solo tenés que tener cuidado que no se vuelque. Supuestamente la leche dura a temperatura ambiente, pero los calores que hacen no son justamente "temperatura ambiente". Por eso te aconsejo que tomes esta precaución.
Les dejo una opinión del libro “Mi hijo no me come” del Dr. Carlos Gonzalez sobre la vuelta al trabajo. Esta parte del libro quería compratirla con ustedes porque me parece bastante interesante.
Cuando mamá trabaja fuera de casa
“Estoy preocupada porque mi hijo de tres meses no coge el biberón con ninguna clase de tetina y leche; el pediatra me ha dicho que deje de darle el pecho para que así se acostumbre al biberón, pero se ha estado tres días sin comer por no quererlo coger. He vuelto a darle el pecho pero ya no es suficiente porque se queda con hambre. ¿Qué puedo hacer para que coja el biberón? Pues yo dentro de poco empiezo a trabajar, y he de dejar de darle el pecho.”
Esta madre es víctima de dos errores frecuentes en relación con la vuelta al trabajo. El primer error es pensar que hay que destetar antes de ir a trabajar. No es necesario. En el peor de los casos, podría pasarse a la lactancia mixta: dar el pecho antes y después del trabajo, y quien cuide a su hijo puede darle otra leche cuando la madre esté ausente. Todos los niños (y todas las madres) lo pasan mal cuando se han de separar por la vuelta al trabajo, y la lactancia puede ser una excelente manera de compensar la separación y recuperar el tiempo perdido. Muchas madres encuentran soluciones bastante más satisfactorias que introducir la leche artificial: llevarse al niño al trabajo, partir la jornada, hacer que alguien lleve al niño a un parque cercano al trabajo a la hora del bocadillo, sacarse leche y dejarla en la nevera... o, más fácil todavía, si su hijo tiene ya edad suficiente para tomar papillas, que le den papilla mientras usted no está (ésta es una excepción a la regla general de dar el pecho antes de cada papilla).
Cuando usted se va a trabajar (o a comprar el pan), su hijo no sabe dónde está ni cuánto tardará en volver. Se asustará tanto, y llorará tanto, como si usted se hubiera ido para siempre. Faltan muchos años para que su hijo comprenda que «mamá volverá en seguida» y, por tanto, acepte las separaciones sin llorar. Cuando usted vuelve, le abraza, le da el pecho, su hijo piensa: «¡Uf, menos mal, otra falsa alarma!». Pero si se hace coincidir el comienzo del trabajo con un destete brusco, si al volver a casa su hijo pide pecho pero usted se lo niega, ¿qué pensará? «Claro, me abandona porque ya no me quiere.» Es un pésimo momento para destetar.
El segundo error es creer que, si le van a dar biberón (o papilla, para el caso) a su hijo cuando usted empieza a trabajar, tiene que acostumbrarlo primero. Si consigue que se acostumbre, lo único que ha logrado es avanzar el problema: podría haber conseguido cuatro meses de lactancia materna exclusiva, y se ha quedado en tres meses. Pero lo relevante es que, normalmente, como en el caso que nos ocupa, la criatura no se acostumbra. Incluso cuando las madres se sacan leche y les intentan dar un biberón de leche materna, muchos bebés se niegan.
Y es que los niños no son tontos. Si mamá no está y viene la abuela con un biberón (o mejor con un vaso, para evitar problemas con la succión), pueden pasar dos cosas. Una, si no tiene mucha hambre, que no tome nada y lo compense mamando más cuando vuelva mamá. Muchos bebés pasan casi todo el rato durmiendo mientras su madre no está, y luego se pasan la noche mamando. Es bastante soportable cuando madre e hijo duermen en la misma cama, y muchas madres lo consideran una forma muy satisfactoria de mantener el contacto con sus hijos a pesar del trabajo fuera de casa. La otra posibilidad, si el bebé tiene más hambre (y sobre todo, si la leche es materna), es que se la tome y ya está. En su interior, debe de pensar: «Vaya, mamá no está, habrá que conformarse con esto».
Pero cuando mamá está y el bebé puede ver y oler el pecho, ¿cómo va a aceptar un vaso de leche o un biberón? Debe de pensar: «¡Mamá se ha vuelto loca, tiene la teta a mano y me da esta porquería!». «¡Si no hay teta, nos vamos!» (¡Qué pundonor el de este niño!)


martes, 26 de octubre de 2010

No me quiero pelear pero como estoy indignada, escribo

Ahhhhhhh!!! Estoy indignada. Les resumo en mi trabajo anunciaron la apertura de un lactario para favorecer la lactancia materna, cosa que como fan número uno de la lactancia me parece bárbaro, pero mis compañeras no pensaron lo mismo, y después de decir varias cosas como “siempre los beneficios son para las madres, y para las que no tenemos hijos??” una saltó y dijo “el roll de madre en esta sociedad está sobrevalorado” y a eso siguieron otros comentarios como yo tengo un hijo perro, yo un hijo rana… bueh
Naaaa dije, ya no puedo soportar tanta idiotez mental.
Ahora entiendo quizá porque a veces me siento zapo de otro pozo en este lugar.
Poniendo paños fríos (ya que comparto muchas horas con esta gente) trataré de pensar de que estos comentarios vienen de gente que EVIDENTEMENTE no tiene hijos. Ellos no han pasado por tener que dejarlos en un jardín 9 horas y que te tiren los bracitos antes de que te vayas, o que lloren rogándote que te quedes cuando están con 39°, ni tampoco han ido a trabajar durmiendo tres horas después de que sus hijos tosieran toda la noche.
Deseándoles que todo esto les ocurra y muy pronto, para que hablen al menos con conocimiento, me despido ;-)

jueves, 14 de octubre de 2010

Día complicado

Hoy es un día de terror. Ya a la mañana me desperté siete y diez, demasiado tarde para todo. Corrí de la tranquilidad y calor de la cama, y casi sin desayunar salí a la calle.
El cole tardó un poco, pero el tema fue cuando llegué a Malabia y Corrientes. Todo parecía tan agitado como cada mañana, no más…. hasta que una mujer se tiró sobre un 71 y como loca comenzó a golpear desesperadamente la puerta. Temí que el vidrio se rompiera y se le cayeran los cristales.
Mi asociación libre de esa situación fue automática: El subte no anda, pensé.

Acto seguido encontré otros indicios de mi teoría: las filas de personas de media cuadra, los automivilistas desesperados (bahhhh eso es siempre!).
Varias cosas pueden sacar de quicio a un porteño que trabaja, y una de ellas, quizá la peor de todas es el no funcionamiento del subte. No hay porteño sin pesadillas con Segobia.
Por las dudas me acerqué al subte para comprobar como una tonta desinformada la reja puesta, la adrenalina, a correr!!
Y ya levantándose tarde, mas el paro de subte, llegué a mi trabajo con todas las listas de interminables tareas pendientes y esperándome. Con la presión de dejar todo arreglado para unas muy mini vacaciones que voy a tomarme y que necesito con suma urgencia.
Estoy bastante cansada, y aún me queda la vuelta a casa, llena de autos, llena de gente tan histérica y agotada como yo. Y el fin de semana… una zanahoria que se ata delante de un burro para que camine.



Noticia de último momento Levantaron el paro!!!!!
Si! Una buena!

martes, 12 de octubre de 2010

Tiempo de espera


Faltaba tan poquito como ahora para tu tercer cumpleaños. Y a diferencia de aquel momento, yo no sabía cuando iba a pasar. Entonces armé tu cunita y la dejé ahí esperando en esa esquina de nuestro cuarto.
Vos, mi reina hermosa ya ibas a llegar.
Por un segundo cerré los ojos y me hice a la idea de saltarme en el tiempo una semana, o quizá dos… Ya ibas a estar. Hubiese dado todo por tenerte un segundo en mis brazos, robarle un segundo al tiempo de la maternidad. Todo para ver tu carita y darte un beso.
Y el embarazo es así, primero una espera toda la vida hasta estar embarazada (porque te esperé toda mi vida, amor). Después esperás hasta la primera ecografía. Esperas que pase lo riesgoso, esperás cada consulta con el obstetra, el primer atisbo de panza, mientras te regocijas con cada cambio del cuerpo y te estremecés ante el avismo de la incertidumbre ¿Qué será la maternidad?
Si hay algo que aprendí mientras crecías adentro de mi, fue a esperarte.
Esta foto es de cuando estabas en mi pancita.
¿Te acordás de tu cuna?

domingo, 10 de octubre de 2010

Musica de alto vuelo

El ex batero de Los Piojos Sebastian Roger Cardero, su hermano Fernando (en bajo) y Guille en guitarra. El Vuelo de La Grulla. Les dejo un video inedito, un orgullo tener este material.
Espero que se escuche bien. Mas adelante si tengo permiso de subir otros que tengo lo hare... (vaaaaaaamos denme permisoooooo).
Les dejo tambien la pagina www.elvuelodelagrulla.com.ar

video

miércoles, 6 de octubre de 2010

¿Sutiles? Diferencias ¡Detesto las comparaciones!

Si, definitivamente eran celos, por eso nos peleamos casi a muerte con mi prima cuando tenía 14 años. No me acuerdo la discusión tonta que tuvimos, pero el distanciamiento fue inmediato y duró mas de tres años.
Para un adulto tres años no es mucho, pero para un niño o un adolescente es un montón de tiempo, y en tres años uno se transforma. La relación comenzó a ser de hola y chau, y si te morís en el chau mejor…
Tan grave no había sido la discusión, pero en mi actitud de enojo reconocí a una “yo” que podía enojarse mucho y enterrar en vida a alguien… No sabía que podía ser así.
Ese verano había sido muy complicado para mí. Mamá había tenido una enfermedad complicadísima hoy pienso que puede haber sido “Hepatitis autoinmune”, el sistema inmune no reconoce sus propias células y comienza a destruirlas… pero de eso voy a hablar otro día, porque es una historia muy larga.
Como ella estuvo grave viajamos a Bariloche para que la familia la cuide en la recuperación. Esos meses me acerqué muchísimo a mi prima, estábamos todo el día juntas como nunca antes en la vida habíamos tenido oportunidad viviendo tan lejos. En ese tiempo la relación entre nosotras creció, pero el afuera la familia ayudó un poco a que todo se viniera abajo.
Recuerdo ver a mi prima con un halo de perfección y luminosidad. Al lado de ella yo me sentía “la niña imperfecta y desastrosa”, y jamás en la infancia lo puse en duda, ni siquiera me puse a pensar porque yo sentía eso. Sabía que a ella la querían mil veces más que a mí, y que si tendrían que elegir a una de las dos la elegirían a ella ya que definitivamente era mejor que yo.
Mas tarde la llamé irónicamente “La niña modelo”, cuando ya pude procesar toda la boludez que los adultos nos habían inculcado. Un niño se cree todo lo que le dicen, y muchas veces en su afán “de educarlos” muchos adultos (léase padres, tíos, abuelos) no miden sus palabras y lo hirientes que pueden ser. Tienden a creer equivocadamente que los chicos se olvidan, crecen o sinceramente algunos deben pensar que los niños no tienen sentimientos.
Recuerdo de miles de palabras, que en verdad no vienen al caso, solo me quedó después de muchos años, el saber que mi pobre prima no era esa persona que yo había demonizado y llenado de broncas, el saber que su imagen y la mía eran solo una construcción de los adultos. Seguramente la hubiésemos pasado tan bien en nuestra adolescencia o quizá no, pero al menos hubiésemos tenido la oportunidad.
De todo hay que sacar lo mejor, y que saco yo de esto? Que hay que tener mucho cuidado con las palabras que usamos para “educar a nuestros hijos”, estar seguros que no van a dañar su autoestima ni sus relaciones con sus primos y hermanos. Tengamos cuidado de no decirles “mirá tu hermano es mas chiquito y se está portando mejor que vos…” o “mirá como camina ese nene, y vos no…” “mirá como se comió toda la comida y vos no”, etc, etc, etc. Porque nosotras sabemos que ese nene hace cinco minutos quizá no estaba caminando, o estaba haciendo un berrinche de aquellos, y en el fondo que le estamos diciendo a los chicos? “Él es mejor que vos”.
Hace poco sucedió que escuché a una madre decirle a su hija que nadie la iba a querer si se portaba así, ni siquiera su prima que se estaba portando mejor que ella siendo bebita. Yo me pregunte (luego de tragar saliva), cual era el verdadero objetivo de todas esas palabras…
Qué se portara bien…
Que odiara a su prima,
O qué se odiara a si misma…

miércoles, 29 de septiembre de 2010

Experiencias desde el volante

Y ahí salí nomás con mi P nuevita y reluciente y el auto (no tan reluciente, con esto de las lluvias no lo lavamos), a recorrer las calles. Oh! Sorpresa he manejado varias veces ya y no me han puteado, y eso es de verdad MUY raro, y hasta pensé que como voy tan concentrada no escucho los alaridos incesantes que siempre observo que los otros conductores se confieren.

Quisiera contarles mi primera experiencia de “meter la trompa” en una congestión de tránsito. Esto es un poco complicado porque los conductores experimentados suelen ser muy egoístas, meleducados, (léase FORROS!!!). Estaba entrando de una calle a una avenida que venía muy transitada. Quiso el maldito destino que yo quedara primera en la fila de una larguísima fila de autos. Quizá por mi carita de perrito mojado miedoso y enfermo, un señor que estaba en la avenida me hizo seña como que pasara delante de su auto ¡Por suerte se compadecieron de mi! Si no, todavía estaba intentando meter la trompa con una fila dispuesta a lincharme. Y es que en esta maldita capital no podés hacerle perder el tiempo a nadie. Hay que tratar de no pensar en el “y si se apaga el auto??”
Recordé un día que estuvmos tratando de sacar el auto durante 20’ minutos, porque alguien había puesto las balizas en medio de una calle chiquita. Según la ley de tránsito solo se puede detenerse y poner balizas si uno va a estacionar (channnnnnnnnn) pero cada dos cuadras alguno está estacionado con las balizas por tiempo indeterminado y eso genera un problema enorme. Los autos se empiezan a acumular detrás de el (/&%&%$%#) y del otro lado nadie se digna a frenar para irlos dejando pasar de a poquito. Cuestión es que ese día quien manejaba después de esperar 20’ “metió la trompa” y el conductor del auto de atrás se enojó (realmente no le costaba nada dejarnos pasar, ya estaba el semáforo y era lo mismo para él esperar adelante o atrás de nosotros). Cuestión: Nos persiguió dos cuadras encerrándonos e insultándonos… Patético hombrecillo….

Para colmo he notado que todos los autos tienen una costumbre bastante tonta. Si estás tercero en la fila de autos, apenas da el amarillo ya te están haciendo luces o tocando bocina… Si supieran lo GILES!! Que quedan haciendo esas bobadas, es físicamente imposible que atraviese el auto de adelante y lo traspase. Eso aún no me ha pasado, pero lo veo mucho: el bondi pegado en la parte trasera que larga el embrague y se te va acercando un poco mas cada segundo cuando el semáforo aún está en rojo.
El tema de las prioridades es también un mundo nuevo. Les cuento la teoría… orden de jerarquía: avenida, calle pasaje… esa es una en las rotondas es el auto que circula y el auto que sale (es muy largo para escribirlo acá). Peeeeero los señores automovilistas lo han hecho un poco mas complejo: El mas grande sobre el mas pequeño… y también “el que se animó primero o viene mas embalado” o “el que parece que no tiene freno ni seguro entonces mejor FRENAAAAAA!”. Me pasó dos veces.
Iba por una avenida cuyo semáforo estaba en intermitente. No había nadie de nadie porque eran como la una de la mañana y en eso veo que sale embaladísimo de una calle un “105” que casi nos atropella de no ser porque aceleré… supongo que el conductor habrá esperado que yo hiciera eso (sin saber mi condición de principiante).
También me pasó en una rotonda ¿Sabían que una camioneta sin frenos y aparentemente sin seguro tiene prioridad sobre un auto que está dentro de la rotonda y está con el guiño indicando que quiere salir?
… otra vez a los lectores del blog les hago una consulta (voy poner una encuesta) ¿Sumarse a la idiosincrasia al volante porteño o manejar bien? ¿Sobreviviré si sigo las normas de tránsito o me pasarán por encima?

lunes, 27 de septiembre de 2010

Argentina y Censo 2011

Me llegó un correo electrónico sobre el censo que se realizará en Argentina en pocas semanas. A esta altura creo que muchos Argentinos lo deben haber recibido. Quisiera dar mi opinión al respecto, pero sin herir ninguna susceptibilidad, esto es solo mi opinión y puedo estar muy equivocada.

Al instante la carta me chocó, y borré el mail, pero ¡Oh sorpresa! Ayer me enteré que algunas personas hacen copias y las reparten, en una reunión alguien mostró la carta que supuestamente es para pegar en la puerta al censista y quienes la leían decían “ahhhh está buenísima, maravillosooooo”.

Para quienes no la leyeron, la carta invita a negarse a ser censado diciendo que ya saben que los datos serán manipulados según conveniencia del gobierno y tiene ese tono picante e irónico que hemos aprendido de “Caiga quien caiga” y que algunos alivianan diciendo que es reírse de uno mismo (¿??). Dicen para que el cencista tome datos que en la casa hay 4 compus, 4 autos modelo 2010, y una heladera llena de comida importada….

Esto es bien Argentino ¿O no? Se repite una y otra vez y para mi es un poco infantil, como una excusa de primaria. Casi como “lo hago porque pepito lo hace”. Y comienzan… “Yo hago el censo, pero que primero los políticos devuelvan todo lo que robaron”… o “que me paren en la ruta por las luces bajas, pero primero ¿Porque no paran a los ladrones y motochorros?” y “Porqué si yo doy trabajo a la gente porque tengo un negocio, no puedo tomarme unas copas para manejar” (trascribo literal de cosas que he escuchado).

Siempre tenemos una excusa para obrar de manera contraria a la ley. No participar del censo es obrar de manera contraria a la ley, a nosotros nos va a salir millones de pesos ese censo, pero poco parece importarnos. Tenemos la idea de que vamos a perjudicar a algún mandatario por no participar (¿¿¿¿????), y creemos que tendríamos alguna clase de poder no realizando el censo. Pero yo creo que si no maduramos algunas cuestiones nunca vamos a salir adelante (y otra vez espero no herir a nadie).
Será que tenemos tan poco poder en nuestras vidas, y que como nos viven metiendo el perro con algo necesitamos sentir que tenemos un poquito de poder. Eso lo veo todo el tiempo… gente degradando a la cajera de supermercado, a la farmacéutica, al mozo, al policía, al que te pasó finito con el auto…. En fin al que tenga a mano para quejarse en un lugar donde podemos llegar a descargar nuestra ira e impotencia por cosas que no tienen nada que ver, porque realmente no podemos quejarnos de lo que nos tendríamos que quejar… Lo cierto es lamentable y triste: No tenemos poder en nada y nos engañamos.
Si nosotros tenemos la excusa de que los datos van a ser manipulados (y puede ser o no que lo sean), al menos sepamos que nosotros obramos bien, hicimos lo correcto… la conciencia de los que manipulen los datos no tendría que importarnos a nosotros.

Y ustedes que piensan? Van a participar? Ya hizo el censo en sus países?

martes, 21 de septiembre de 2010

Ami tres



Fue paseando por la feria del libro hace unos años que volví a toparme con un libro de Enrique Barrios. Para mí habían pasado mil vidas, mil existencias desde entonces. Yo me había transformado en una escéptica más. Sin embargo había esperado tanto ese libro, que casi como un compromiso con esa otra existencia lo compré.
Recuerdo que me gustó bastante, aunque ya no como sus antecesores. El mensaje estaba intacto y encontré algo en el libro que me gustó más inclusive que en el primer libro.
Enrique Barrios nos hace un “Ami” mas humano, terrenal, imperfecto… digamos un “Ami” mas probable, y quizá hasta describe esa súper raza avanzada como no tan infalible. En un momento del libro a “Ami” se le va la situación de las manos, y hasta peligra su vida, tira el tablero y actúa como un humano desesperado, dice “yo qué se que vamos a hacer ahora”, esa escena era impensable en el primer y segundo libro. Eso me gustó bastante.
La impresión que me quedó después de masticar “Ami, el niño de las estrellas” es que jamás podríamos aspirar a ser como ellos, y a veces esa simple sensación hace que uno tire la toalla. La idea de que en esa civilización no puede existir nada librado al azar y todo es controlado y controlable, me desespera… Y voy a ir a un hecho puntual, en ellos, no existe la posibilidad si quiera de una fatalidad. En el primer libro Ami dirige su nave hacia una pared, para chocarla a propósito, y mostrarle a Pedrito que ellos tienen tan controlado que un accidente no es posible en su mundo.

Controlan los accidentes, controlan los terremotos… le han ganado a la muerte mas injusta e inexplicable, y mas dolorosa, y eso no es porque sean demasiado “buenos” y a nosotros nos ocurren las fatalidades porque somos “malos”, sino porque creo que es una parte de la vida que tenemos que aprender a aceptar y es muy difícil, ni la persona mas evolucionada podría dejar de tener rabia ante la injusticia del azar, y no hay mundo que pueda evitarlo. El sufrimiento existe y seguirá existiendo, y eso no significa que no podamos ser mejores, mas evolucionados, mas tolerantes con el prójimo, que no podamos trabajar en evitar la destrucción del planeta por la contaminación y que no podamos “prevenir”. Créanme que para mí es muy difícil hacer una crítica negativa a un libro que quiero tanto, me ha gustado tanto y sobre todo, me ha ayudado.

En Ami tres Enrique Barrios creo que ha tomado ese desafío y nos anima una vez mas a lo maravilloso, al Amor, a la Paz a eso que estamos necesitando tanto.
Imperdible, lo recomiendo ;-)

lunes, 20 de septiembre de 2010

Hacia la cumbre



La primera montaña que subí fue el Cerro Otto y era muy chiquita, tendría 5 o 6 años. Me acuerdo que fui con algunos de mis primos. La mas grande mi prima tenía 7 y después le seguí yo en edad, mi otro primo de 4 años y el más chiquito tenía 3. Fuimos con mi tío, en aquel momento adolescente, y el primer día nos sentó a todos y nos dijo que ya era tarde que estaba oscureciendo y teníamos que volver. Llegamos solo hasta la mitad.
Nos sentimos desilusionados pero al otro día volvimos con todas las ganas de llegar. Me acuerdo que subía una parejita casi al mismo ritmo que nosotros, la chica de punta en blanco terminó de punta en negro toda embarrada. Tenía uno anteojos y le quedó toda la cara negra, menos la marca de los anteojos.
Fue la primera vez que tuve esa sensación en las piernas. Cuando queman y no das mas y aún queda mucho por subir. No es una sensación familiar para quienes viven en una ciudad, en edificios con ascensor.
Para mis primos de Bariloche era mas sencillo, y hasta me acuerdo que mi prima mas grande me hacía el apoyo logístico insistiéndome a que siga. El siguiente recuerdo que tengo es cuando volvimos y los grandes nos vieron rasguñados hasta la médula… mugrientos… si! Mugrientos como quien sube gateando una montaña, y después continúa arrastrándose como una serpiente. Nos metieron en agua y tantos años después me acuerdo lo que ardían los rasguños mientras la sangre y la tierra se disolvían con el agua y jabón.
No hay nada mas refrescante que darse un baño cuando uno está en verdad sucio.
Volvimos varias veces después, quizá la última fue la mejor. Estaba embarazada de dos meses, y fuimos con mi marido por otro camino que no conocía. Le mostré el casi ritual de la infancia… si vas a Bariloche hay que subir el Cerro Otto y ensuciarse. Fue divertido y agotador como recordaba.

sábado, 18 de septiembre de 2010

De viaje...

Estimados lectores:
Hoy es miércoles 15, y estoy saltando en una pata porque decidí tomarme unas vacaciones, muuuuuy chiquitas, pero no por eso poco reconfortantes. Me voy el sábado (entradas programadas ;-) y vuelvo el lunes 20 que es el día de la SANIDAD, y por suerte feriado para el gremio de la sanidad… No para mí que si bien me lo merecería porque soy profesional de la salud no estoy en ningún gremio.
Donde estoy hoy? Espero que mis pies estén caminando por la playa al lado de mi hijita y mi marido, y espero que por un vendito fin de semana no llueva.
Vuelvo muy pronto!! Y si pasan ¡Dejen sus mensajes! Yo veo las estadísticas del blog, y veo que ENTRAN.
Debo confesar que cuando veo un mensaje tuyo, me sacas una sonrisa ;-)
Dejo una entradita programada, así que no dejes de pasar.
Un abrazo a la distancia,
Carolina

jueves, 16 de septiembre de 2010

La alimentación de los chicos


Cuando tenía 14 años una enfermera me pesó en el colegio y me retó abiertamente porque estaba por “debajo de mi peso normal”. Yo me hice todo un drama porque toda mi vida fui flaquita, y estuve por debajo de la “línea de la muerte”. Esta línea es el percentil 50, por encima de él te felicitan y por debajo de él te torturan toda tu infancia con el tema de la comida. Y si están por encima, también te torturan, por las dudas no vayas a bajar. La fórmula se invierte al llegar a la adolescencia- adultez y embarazo: si están por encima te torturan y por debajo te felicitan…
Me acuerdo que después de esta enfermera del terror, yo fui a un médico homeópata, y lo que me dijo 17 años atrás, ahora mismo me lo acuerdo. Nada tan acertado como esto: “Si Sancho Panza come como Don Quijote, se va a sentir débil y mal y se va a morir de hambre, y si Don Quijote come como Sancho Panza va a terminar vomitando”.
De este tema ningún humano se salva, pero yo no estoy de acuerdo con las estrategias y “frases célebres” que se usan a la hora de comer.

Cuando me convertí en madre comencé a intuir que solo el hambre que uno siente tendría que ser parámetro para saber lo que queríamos comer o no. Además que más instintivo que el hambre?
Entonces porque insistir y perseguir a los chicos con la comida.
Como persona de ciencias necesitaba pruebas científicas, o al menos alguien que pensara como yo. Entonces me topé con el libro de Carlos Gonzalez “Mi niño no me come”, y ahí encontré exactamente lo que estaba pensando. Creo que el libro es genial, no solo para analizar nuestra relación con la comida, la cultura que tenemos de ella, las ideas equivocadas, etc Dice lo obvio: Si no entramos animalitos muertos por la ruta porque nadie los obligó a comer, entonces el ser humano porque necesita presión? O no la necesita?
Yo creo que la lectura de este libro ayuda a cualquier padre a crear una relación sana entre la comida y los niños, por el resto de sus vidas.
Acá me pregunto sobre la veracidad de algunas cosas que muchos padres pensamos equivocadamente:
Si no come se va a enfermar
Existe la creencia muy arraigada de que si el niño no come como un chancho se puede enfermar. Antes veían un niño gordo y decían “Ah pero que sano!” Eso ya no se cree ahora pero aún los padres no confían en el instinto primario del hambre del niño para mantener el peso y la tasa de crecimiento adecuado.
Esto a mi me llama poderosamente la atención. Fijense que no pasa lo mismo con el tema del agua. Un niño pequeño se puede deshidratar en pocas horas o días si no consume la cantidad necesaria de agua, y no vemos ningún padre hostigando a los niños para que tomen agua hasta ahogarse. Me da gracia la idea de solo pensarlo. Se imagian? “Hasta que no tomes todo el agua no vas a jugar” o “Si tomás todo el agua, te compro un chocolate”
Jajajaja! Si que somos graciosos los adultos!
Mejor no doy ideas…
EN CAMBIO los niños y en especial los bebés tienen reservas de grasas y otros nutrientes en el cuerpo y para que lleguen a desnutrirse podrían pasar varios días, quizá hasta semanas.
Hablemos claro. Siempre hablando de chicos que tienen disponibilidad de nurientes y alimentos adecuados para la nutrición, comer por hambre y nada más que por hambre no va a matar a ningún niño… En cambio crearle una relación torturante con la comida, o que el día de mañana la relacione con premios y castigos sí puede producirle serios trastornos.
El exceso de comida en los niños, mas que salud trae enfermedades, puede traer aparejado hipertención, obesidad, diabetes, trastornos de la alimentación, entre otros.

Si no come no va crecer
Me acuerdo que cuando era chica me decían que si seguía sin comer me iban a poder meter en una cajita de fósforos (después dicen que los adultos no tienen imaginación). Todo el mundo piensa que cuanto más come un niño más crece. Ojalá fuera así, pero lamentablemente si mamá y papá miden 1.60, el hijo va a estar por esa altura aproximadamente, y todo lo que coma de más lo va a tener a lo ancho, y no a lo largo. El crecimiento viene dado por la genética, no es nada que no podamos deducir si vemos las alturas de los padres y los chicos, y el hambre que tiene un chico va a tener que ver con suplir esas necesidades de alimentos necesarias para crecer… No al revés.
Puede ser que varíe mas o menos entre padres e hijos, porque la altura es uno de esos caracteres que no está ligado a un solo gen sino a varios genes.

martes, 14 de septiembre de 2010

El poder nefasto de internet

Como todo, nada es completamente bueno o malo. El domingo navegando por internet me topé con este topic de Yahoo respuestas... y me dió escalofríos.
http://mx.answers.yahoo.com/question/index?qid=20080827052453AA9LZRh
Una madre pregunta por la dosis de celestone pediátrco para su hijo: "tiene una tos que no se le a quitado desde hace 10 dias ya con 2 jarabes y derepente le agrra la tos y se me ahoga de lo seca que es ni a la escuela a ido ahora otraves al doctor le mando inyecciones de penicilina 400,000mil unidades (o millones ?) y nebulizaciones y ambroxol y este jarabe me lo recomendo mi suegra que es enfermera y una nuera que se lo mendo un doctor de esos buenisimos para su hijo que tenia lo mismo que tiene mi chaparro y dice que hasta le fortalece sus pulmoncitos"
Este es un claro ejemplo de la peligrosidad que puede llegar a tener dar un consejo o pedirlo acaso por internet. No sabés quien busca, no sabés quien responde... De pronto alguna persona ahora piensa que el celestone se puede dar a un niño como un jarabe conveniente para la tos y encima con la equivocada idea de que fortalece los pulmones de los niños.
Y quien responde comienza "mira yo le doy celestone gotas a mi hijo para que no tenga tanta tos a la noche"
Lamentablemente nadie se metió a aclarar cosas como que el celestone actúa inhibiendo el sistema inmune, y que ante una infección esta se podría ver favorecida por el corticoide, nadie le dijo a esta señora que inhibe el eje hipotálamo hipofisiario adrenal... lo que le va a modificar el metabolismo de los hidratos de carbono, lípidos y proteínas. Por eso hay que tener cuidado con las dosis, retirarse paulatinamente y USARLA BAJO ESTRICTO CONTROL MÉDICO. No es "malo", si lo usa alguien que sabe, pero si alguien entiende que es para que un hijo no tenga tanta tos de noche ¡Pues bienvenido al club! Vamos a usarlo todos ¿Cúal de nuestros hijos no tose de noche en invierno-primavera?
Creo que aunque lo repiten miles de veces y está en los prospectos médicos, aún no se entiende esa recomendación de que el medicamento que te recomendaron a vos es para vos, y no podés recomendarselo a otra persona porque creas que tiene lo mismo.
Ojalá esa señora del Yahoo respuestas no haya tomado como habitual darle al hijo el celestone cada vez que tose. Y repito, porque tampoco quisiera que ahora alguna mamá que lee esto se niegue a darle el remedio al hijo, no! Si te lo da un Dr, dáselo porque seguramente le prevenga un problema mayor.. En corticoides el tema no es el uso, sino como todo una vez más el tema es el abuso.

domingo, 12 de septiembre de 2010

Un Cisne criado por patos


Estoy leyendo este acertado capítulo del libro mujeres que corren con los lobos y no puedo dejar de escribir al respecto. Me lo estoy deborando.
Creo que a todo el mundo le llegaría este capítulo, mas allá de la infancia, de la madre que haya tenido o si se ha sentido o no alguna vez un cisne criado por patos.
Particularmente me removió muchísimas cosas, y no puedo esperar a terminar el capítulo para escribir. De las cosas que más me llamaron la atención está el hecho de que la autora afirma que toda persona lleva dentro de ella una "madre psíquica" y que esa madre es idéntica al recuerdo que tenemos de nuestra madre en la infancia.
Esa idea de la madre psíquica ya la había mencionado en el cuento "Vasalisa, la sabia", esa madre demasiado buena que debe morir para que la hija emprenda un viaje de crecimiento personal. En este caso ella habla de las diferentes madres psíquicas y especialmente de la madre que se siente dividida entre las exigencias culturales de como debe ser su hijo y como es su hijo en verdad.
Yo creo que la cultura va muchas veces en contra de como son los niños... y me viene a la cabeza esa canción tan conocida que en una parte dice que " por su bien hay que domesticar a los niños". Según Pinkola Estés, por su bien no hay que domesticar a los niños porque eso los aleja de su naturaleza salvaje. Entonces he aquí el dilema...
El dilema es que tenemos una sociedad de cisnes a los que los queremos hacer parecer patos, el dilema es que los cisnes son picoteados por los patos, pero honestamente los cisnes son mas lindos ;-)

jueves, 9 de septiembre de 2010

Para ver con los mas chiquitos: Ponyo mi pequeño pez



Cómo en “El viaje de Chihiro” y “El increíble castillo Vagabundo, Miyazaki nos sorprende una vez mas con esta agradable película e animé “Ponyo mi pequeño pez”, es una película para aprovechar la belleza narrativa y visual de este cineasta acompañado de los más chiquitos.
En otras películas, uno teme si los niños pueden seguir la trama, o asustarse en ciertas escenas, y más siendo tan pequeños. Sin embargo Ponyo es una película que pueden seguir la trama (comprobado!), sin angustiarse diría todo lo contrario.
Siempre logra hacer películas tan oníricas como la vida de los niños, por eso creo que no pestañean mientras la miran, no importa la edad. Me gusta el personaje de la pececita, porque parece que su ser está lleno de deseos por cumplir. El papá la mete en una burbuja, pero el deseo es más fuerte y explota en una tormenta jamás antes vista.
De la aceptación de ese deseo “tal cual es” nacerá la nueva vida, y se salvará a la Tierra, o cundiremos en el fin de los tiempos y moriremos como el deseo mismo.
Siempre un mensaje a la vida, a la madre naturaleza y a las cosas importantes de la infancia ;-) esas que arrastramos de por vida.

Tips de la pelí: Me causó mucha gracia la charla y “discusión” de los padres por código morse, tonto, tonto, tonto… buenísimo!! jajaja Y también el “deja de hablar con ese trastornado”… y si! Y el padre de Ponyo tenía una pinta de trastornado, muy gracioso. Y otra… notaron como maneja la madre? Ah!!! Ya me verán manejando así!
Hasta la próxima!

lunes, 6 de septiembre de 2010

Escuelas tomadas

Cerca de 20 escuelas secundarias porteñas estuvieron tomadas por sus alumnos, y a una de ellas fui yo, y en su momento también se tomó la escuela pero al parecer los problemas continúan.
Quisiera contar como eran las cosas en aquel momento porque escuché que muchos insultan a los alumnos, y empiezan vayan a estudiar pend… de mierd… etc, y bueno la gente en general habla sin saber mucho sobe como es la situación. Y al menos querría compartir mi punto de vista.
En aquel momento en el Normal 4 había tres escaleras para bajar de el nivel superior, de las cuales dos hubo que clausararlas por peligro de derrumbe, después me enteré que la tercera aún intacta la usaban de a grupos, porque no se aseguraban de que resistiera a mas de un determinado número de alumnos.
En las aulas, ni soñábamos con calefacción, y teníamos tres ventanas, dos de ellas sin vidrio. Escribimos una carta para solicitar los vidrios y nos lo pusieron pero nos sacaron el de la ventana que teníamos… L
En ese momento protestamos, cortamos Rivadavia, ahora no haría tal cosa, pero en aquel momento uno no toma conciencia del daño que puede llegar a causar tomar una calle, y mas una avenida tan grande como Rivadavia. Estaba en tercer año, y cuando me fui del colegio nada había pasado, las condiciones edilicias no mejoraron. Ahora duplicada en edad al parecer el conflicto es el mismo, o peor. Porque peor? Porque hace quince años no teníamos la experiencia Cromañón, y de las cosas que tendríamos que haber aprendido después de un golpe tan duro como perder la vida de cientos de jóvenes.
Pero ahora si cae una inspección en una empresa o comercio y lo encuentra en las condiciones que recuerdo el Normal 4, lo cierra de inmediato, porque es un verdadero peligro.
Ahora fíjense la inteligencia del gobierno que los corre y divide a los chicos por donde les duele y les importa. Les dice que van a tener menos vacaciones, y obvio eso lo escucha un par, y no les importa demasiado la protesta la causa, la educación pública, etc… y así se dividen voluntades e intereses.
Esto tiene sus raíces en lo de siempre, a los políticos no les interesa invertir en educación. Recuerdo cuando una docente del Normal 4 dijo que el interés político era un pueblo ignorante que los vote. Esa, que ahora es una frase mil veces escuchada, en aquel momento me dolió en el alma y el orgullo. Sin embargo me parece que la causa es mas profunda y desesperante. Los políticos necesitan éxitos políticos visibles ahora, preferentemente dentro de los próximos 4 años, y desafortunadamente la educación tarda en dar sus frutos, mas o menos 20 años o mas ¡Toda una generación o dos!
Ahorraríamos millones si educáramos a la gente. No necesitaríamos pintar las estaciones de trenes cada dos semanas, si la gente fuera educada, no necesitaríamos casi barrenderos si la gente no tirara el papel en el piso… no necesitaríamos gastar millones limpiando el río, si no lo ensuciáramos…
No necesitamos dinero tanto como educación.
Por eso la protesta de estos chicos es genuina y tenemos que apoyarla como adultos responsables, acompañarlos si es necesario.
Hoy por hoy la educación privada no está al alcance de todos, ni económicamente ni en el número de vacantes disponibles, si queremos una sociedad de verdad mejor TODOS tienen que poder ir a la escuela, y las clases sociales deben mezclarse y acercarse, es parte de conocer la realidad de otro e identificarlo como una Argentino igual a nosotros.

viernes, 3 de septiembre de 2010

Vacantes limitadas, sin espacio para nuestros hijos

Otra vez me quedé sin vacantes para otro colegio al que pensaba llevar a mi hija.
Caballito está superpoblado que los chicos salen de debajo de las baldosas, y mientras alguien aprovechan la veta comercial, mientras otras personas como yo sufren porque conseguir una vacante en un colegio es misión imposible.
Ni sueñes con conseguir una vacante en el estado es impensable… la supuesta educación pública no es accesible para cualquier hijo de vecino. Tenés que conocer a alguien en el cole, o tener mucha suerte y vivir a dos cuadras, olvidate de elegir uno que a vos te convenza o tenga que ver con tu ideología. Además no es para madres que trabajan, tenés que pensar en los paros constantes.
La educación se ha ido privatizando tan paulatinamente que casi o nos dimos cuenta cuando fue que perdimos eso tan preciado que teníamos, y en general lo valorábamos poco. Me acuerdo mi escuela pública de chiquita, con patios enormes cubiertos y al aire libre, polideportivos, aulas luminosas y buenas maestras. Las escuelas privadas no pueden competir con eso, en su mayoría son edificios pequeños, con patios pequeños que han sido reemplazados por aulas para meter mas chicos y hacer colegios mas rentables.
Yo considero injusto por ejemplo que ahora se hable mal de los chicos que toman el colegio, es una vergüenza en las condiciones que se estudian, mas que eso es un peligro.
Lo digo con conocimiento de causa, como ex estudiante del Normal 4, soy testigo que de tres escaleras funcionante en la escuela , solo se usaba una.
Yo tengo 31 años, y nunca vi que ese tema se solucionara, y hoy por hoy ese tema parece continuar.
Related Posts with Thumbnails