¡Gracias por estar acá!

jueves, 3 de febrero de 2011

Idiocracia


Si, definitivamente hacia allá vamos... Pero en algunas cosas ya estamos ahí solo hace falta ver nuestras estupideces, como para darnos cuenta que no somos muy brillantes.
Resumen:
La película es una tragicomedia que plantea que la evolución natural que se aplicó durante millones de años a la evolución de las especies, ya no se aplica a la raza humana. La idea es que una ventaja adaptativa (por ejemplo una inteligencia mayor) hace que sea mas probable que un determinado individuo llegue a reproducirse y dejar descendencia.
Al principio muestran dos parejas, una de ellas que dice querer tener hijos pero no lo hace por x cosa, siempre buscando una razón como para “aún no hacerlo”, y muestra otra pareja diciendo “otra vez estoy embarazada!! ¿Cómo pudo pasar? Pero me dijiste que usaste pastillas!!”. La idea es que los tontos e irresponsables tienen hoy por hoy una ventaja adaptativa para reproducirse. Eso, sumado a un ambiente en donde se favorece el desarrollo de productos contra la impotencia masculina, la caída del cabello en vez de la educación, da como resultado una baja preocupante en la inteligencia promedio de la raza humana.
A mi no me gustó la idea de que la película pueda llegar a ser una burla a personas con diferentes discapacidades. Creo que hay una estupidez humana actual y de verdad preocupante que tiene que ver con decisiones que estamos tomando como especie que a la larga no van a beneficiar a nadie. Como nuestra actitud frente al medio ambiente y la educación.

Particularmente hubo cosas de la película que me hicieron acordar a la actualidad. Por ejemplo, como se le pegan a las personas los clichés y conceptos comerciales. Eso se ve reflejado en que los habitantes del futuro riegan las plantas con un producto parecido al Gatorade y cuando se le dice que hay que utilizar agua, repiten todos “pero agua, como la del retrete??” o “pero Brawdo tiene electrolitos!!” y “has visto que las plantas crezcan en el retrete?”. Me hace acordar a la propaganda de leche maternizada y a nuestra idiotez actual de creernos que es reemplazable por un producto elaborado industrialmente… será que tiene vitaminas, será que tiene proteínas… será que te crecen los dientes…. Sin quererlo muchas personas internalizan algunas ideas y hasta llegan a creer ridículo algo que en realidad es completamente natural como la lactancia materna. Te salen con cosas como "pero antes los chicos no tomaban el pecho y crecían igual" o "Yo no tomé y mirá, acá estoy".
Las industria aimenticia realmente nos hace creer lo que quiere. La parte en la que se reemplaza la pirámide nutricional por la gaseosa de los electrolitos, me recuerda ciertas marcas de yogures y postres para niños, que le hacen creer a las madres que si no tenés los 3 pesos para la dosis diaria de zinc de tu hijo no va a crecer sano e inteligente. La mayoría de las personas ignora que la leche y el yogurt tiene la misma proporción de calcio y que la mayoría de los preciados "nutrientes" que promueven se encuentran en cantidades mayores en otros alimentos no elaborados.

Solo con mirar 5 minutos la televisión también podríamos viajar a ese futuro de idiotez. Al menos acá en Argentina nuestros programas se parecen mucho a “pégale en las pelotas”, entre mujeres totalmente vacías mentalmente haciéndose tests de embarazo en vivo, personajes de la farándula negando paternidades y ricachones paseándose en autos cuyo precio podrían apagar el hambre de una provincia y para mal de peores, la misma estupidez se repite tres o cuatro veces por día y el fin de semana. Eso es porque hay gente que lo mira todas esas veces, que le gusta “el quilombo, los chusmeríos y las discusiones mediáticas antes que disfrutar de un buen libro.

Otra cosa, fue sin duda la montaña de basura. La película dice “Y fueron tan estúpidos que no supieron qué hacer con la basura” y es exactamente lo que sucede con nosotros, consumimos desde que abrimos el primer ojo pero aún no hemos solucionado ese “PEQUEÑO DETALLE” de donde ponemos y qué hacemos con la basura. Hay muchas cosas bastante inteligentes que pueden hacerse con la basura, pero además dejar de producirla sería aún mucho más inteligente y respetuoso con el medio ambiente en el que vivimos.
No voy a decir que Idiocracia es la película del año, ni mucho menos, es una película bizarra para reirse por momentos y por otros momentos quedarse pensando si realmente ahora somos tan vivos como creemos.

No sé si hay que esperar 500 años para llegar a ver tanta estupidez…

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts with Thumbnails